lunes, 17 de agosto de 2015

Capítulo 18: Ryuka peinado, la princesa de hielo y Carlos Tuprimavera

Al día siguiente de la cita desastrosa de Ryuka, Kaneki se levantó de la cama, y se sorprendió al ver a su hermano frente al espejo de su cuarto, con un peine en la mano.
"... ¿estoy soñando...?", pensó. Ni siquiera recordaba cuándo había sido la última vez que se había peinado, sin contar la cita con Jun.
-¿Qué estás haciendo...? –preguntó,  aún sin creer lo que veía.
-¿Ah? ¿Ya te levantaste? –preguntó Ryuka en respuesta-. Estoy peinándome. Creo que es algo obvio.
-Pero... no te peinabas desde... desde... hace como cinco años... –dijo Kaneki frotándose los ojos.
-Ayer descubrí algo gracias a ti, Kaneki –respondió-. Al parecer les agrado más a las chicas cuando me peino.
-También podrías ducharte... –agregó.
-Pero me duché ayer.
-Si te duchas todos los días les gustarás más.
-¡Oh, genial! –exclamó antes de meterse al baño-. Si se hace tarde diles a las chicas que me estoy aseando. Voy a estar un buen rato aquí.
-Tengo que ver esto... –se dijo Kaneki a sí, comenzando  a buscar su uniforme.
~~~~~~~
-¿Y Cariño-kun? –preguntó Yuuma.
-Ryuka se quedó en nuestro cuarto –respondió-. Está dándose una ducha...
-¡¿Qué?! –gritaron todos al unísono (menos Mimi, que ladró por la sorpresa).
-¿Qué qué? –preguntó Ryuka, quien acababa de entrar a la cantina.
-Akira-chan... creo que estoy viendo doble... –dijo Yuuma.
-... ¿Qué se supone que te pasó en el pelo? –dijo Akira, entrecerrando los ojos.
-Me peine, Akira-chan –respondió, tocándose el cabello-. Espera, ¿puedo llamarte así?
-¡¿Akira-chan?! –exclamó aterrada-. No. No. No, sólo... no. Kimiharu, guárdate tu afecto para otra persona. No. No.
-Está bien si te molesta. ¿Puedo llamarte Yuu-chan, Yuuma-sama?-preguntó,  arrodillado.
-... Bitch-chan, ¿te sientes bien? -dijo Yuuma con una mueca de desagrado.
-Estoy más que bien, anoche tuve una epifanía.
-¡¿Como es que sabes lo que significa epifanía?! -exclamó Akira de nuevo.
-También leí un diccionario, Yukihime-san.
-... ¿de dónde sacaste un diccionario...?
-De la biblioteca, estimada amiga.
-... ¿vas a la biblioteca...? ¿Desde cuando sabes lo que significa estimada...? No, eso se responde con lo del diccionario... ¿Y desde cuando nos tratas con respeto...?
-Desde mi epifanía, ahora, para que veas que mis intenciones son nobles, quisiera invitarte a una reunión en la tarde.
-¿A qué te refieres con reunión...? -preguntó desconfiada.
-Una salida de amigos, ya sabes, lo normal. Un paseo, merienda...-explicó con un extraño aire caballeroso.
-Eh, una pequeña pregunta -dijo Akira-. ¿Desde cuándo me consideras tu amiga...?
 -Desde mi epifanía.
“Pobre Akira-san, está tan confusa que se está hiriendo a sí misma", pensó Kaneki.
-¿Exactamente qué sucedió en tu epifanía...?
 -...No lo recuerdo.
-Si estás tan decidido a ser una persona completamente diferente a la que eras antes de ella no veo por qué no podrías recordarlo -respondió.
-... espera, vi a Ikuto-sensei... y me mostró lo bueno de ser caballeroso y galante... a pesar que no esté en sus cabales...
-... Mejor dejo de hacer preguntas. Esto carece de sentido.
-Te ruego que no me cuestiones, fue importante para mí.
-¿Importante? ¿Importante de qué forma?
-Me hizo dar cuenta del camino que ha tomado mi vida.
-Ajá...
Y en lo que Akira y Ryuka hablaban,  Yuuma y Kaneki miraban como si les hubiera salido un tercer ojo.
-Lo veo y no lo creo... Ryuka-kun es... atractivo... –dijo, sus ojos se veían vacíos.
-No te cuestiono, es la primera vez que lo veo peinarse... Casi parece otra persona... -acotó Kaneki.
-Mátame, por favor, te lo suplico... dije algo que  pensé que no diría jamás...
-Vamos, decirlo no es tan grave... pero esto es... excepcional... -respondió, no pudiendo pensar en otra palabra.
-¡KANEKI-KUN! ¡ESTO VA CONTRA LA NATURALEZA! ¡SENTÍ UNA GRAVE PERTURBACION EN EL AMBIENTE! –gritó, sacudiendo a Kaneki por los hombros.
-C-calma... -tartamudeó, algo asustado.
-Por eso estoy teniendo este comportamiento. ¿Me explico? -le dijo Ryuka a Akira, quienes parecían tener una conversación interminable.
-Por favor...
-En palabras mundanas, conseguí aprender que mi comportamiento anterior me causaba más perjuicios que beneficios.
-... –un silencio sepulcral reinó en la cantina.
-Ehm, ¿dije algo malo? -preguntó confundido.
-Kaneki, olvídate de la comida. VAMONOS. AHORA.
-PLAN R -exclamaron ambos antes de salir apurados de la cantina.
~~~~~~
-Kaneki-kun, la vida como la conocemos está a punto de cambiar.
-Para mí ya lo hizo...
-... No me refiero a eso. El orden natural del mundo está por colapsar.
-¿No estás exagerando un poco...?
-La magia negra jamás me ha mentido -respondió seriamente
-... ¿Magia negra?
-Kaneki-kun, no importa cómo...vamos a evitar que ellos salgan.
-Pero ellos ni siquiera..
-Yo sé que lo hará. No preguntes como...sólo lo sé.
-... ¿Eso es posible?
-Tu mejor amiga es una vampiro megalómana y tu crush es una ginoide. Todo es posible.
-¡¿Que mi crush es una ginoide...?!
-Em, sí.
-... Si me disculpas, debo irme a la esquina emo...
-¡No hay tiempo para eso! –dijo Yuuma, antes de tomar su brazo y teletransportarse de nuevo a la cantina.
~~~Al otro lado de la escuela~~~~
-Te lo ruego, Yukihime-san –dijo Ryuka.
-... -Akira se paró a pensar un momento. Simplemente no sabía qué responder-. Ah... está bien. Déjame pensarlo, ¿sí?
-Gracias, con eso es suficiente –respondió, sonriente.
-Tal vez... Te daré una oportunidad. Una –aclaró.
-¡Prometo que lo haré bien, Yukihime-san!-gritó, antes de salir corriendo a quien sabe donde. Akira también se fue del lugar, pero lo que ninguno de los dos notó fue que Yuuma y Kaneki los estaban espiando.
-¿Qué te dije, Kaneki-kun...?
-... ¿Podrías explicarme qué acaba de suceder? -preguntó, con una expresión de WTF en su rostro.
-Qué a base de las artes ocultas adivine lo que pasaría... creo. Eso o Akira-chan tiene un cable suelto...
"¿Cómo puede ser que haya aceptado...?", pensó.
-YOKEZE –exclamó Yuuma-. Sólo busca un puto disfraz y ejecuta el Plan M.
-¿Exactamente qué es el plan M?
-¡PLAN MAESTROS DEL DISFRAZ!
-¿Y qué haremos exactamente?
-Arruinar su cita.
-... –Kaneki sonrió traviesamente-. Sabía que en algún momento usaría el mostacho de emergencias.
 -Sabía que algún día podría plancharme el cabell... Espera, ¿qué?
-Nada –agregó rápidamente-. Debo ir a mi habitación.
~~~~~Tres horas de Yuuma planchándose el cabello más tarde~~
-¿Qué carajos tienes puesto, Kaneki-kun...?
-¿Kaneki? Yo no conozco a ningún Kaneki –respondió, acomodándose el mostacho que llevaba puesto-. Mi nombre es Carlos Tuprimavera.
 -...entonces... –Yuuma sacó un antifaz de algún lado-¡Yo soy Twilight Constelaciones! ¡La mejor ninja que este mundo ha conocido!
-Oh, hablando de ninja –agregó, tomando una bufanda negra que llevaba bajo el brazo y colocándosela alrededor de su cara, dejando al descubierto sólo sus ojos.
-...No te ves kawaii, Kaneki-kun.
Kaneki la ignoró.
-¿En dónde se encontrarán Akira-san y Ryuka?
-... No te diré hasta que hagas algo... y te quites la bufanda
-¿Qué? Con la bufanda será más complicado que descubran mi identidad.
-Ese mostacho es el mejor disfraz del mundo, Kane... Carlos.
-Además, ¿no notaste el frío que hace afuera? Si me voy a abrigar voy a abrigarme de forma estratégica.
-... Yo no tengo frío.
-Bueno, yo sí –respondió.
-Te quitas la bufanda sí o sí –exigió Yuuma.
 -Bien... –se rindió Kaneki-. Ahora, ¿a dónde fueron?
 -Todavía no haces lo otro.
-¿Qué otro?
-¡Un lema~~~! –gritó, aplaudiendo y saltando.
-¿Lema? ¿Sobre qué? -preguntó.
-Somos como un equipo~~~ ¡El equipo supremo~!
-¿Y cómo haremos un lema sobre esto?
-Tú solo rima. ¡Para evitar que en esa relación surja el amor~!
-Eh... ¡Para conseguir que nada florezca entre los dos!
-¡Yo soy... TWILIGHT! –exclamó Yuuma, poniéndose en pose de magical girl.
-¡Y CARLOS! –exclamó, con un entusiasmo poco usual.
-¡EL DÚO SUPREMO VIAJANDO A LA VELOCIDAD DE LA LUZ! ¡RÍNDANSE AHORA O PREPÁRENSE PARA LA UST! –gritaron al unísono.
-... ¿Qué? –preguntó Kaneki, después de darse cuenta de lo que había gritado.
-¿Qué de qué? –respondió Yuuma.
-¿Qué acabamos de hacer...?

-Un lema~

sábado, 8 de agosto de 2015

Capítulo 17: La primera vez de Ryuka y Jun. (?)

Al día siguiente las cosas no habían mejorado para Ryuka. De todas formas, estaba decidido a invitar a salir a Jun, pero no sin antes intentar hacer un plan para conseguirlo.
-¡KAAAANEEKIIII! ¡AYÚDAME A CONQUISTAR UNA LOLI! –gritó Ryuka, sin darse cuenta que eran las siete de la mañana de un sábado.
-¿Qué se supone que...?
-¡AYÚDAMEEEEEE! –insistió, quitándole la sábana a su hermano.
-¿Me despiertas a esta hora para eso...? –respondió Kaneki, mirándolo con desagrado.
-¡NECESITO UN PLAN PARA CONSEGUIR QUE JUN SALGA CONMIGO!
-¿Y en qué crees que puedo ayudarte...? Tú eres el que se supone que es bueno con las chicas... se supone... –dijo, intentando cubrirse.
-¡Estoy seguro que puedes ayudarme! ¡Confío en ti! –gritó Ryuka de nuevo.
-Yo qué sé, ¿arreglarte? –escupió, volteando la cabeza contra la pared-. No molestes...
-¡¿ARREKHE?! ¡AYUDAMEEEEEEE!
-... Deja de hablar de una vez...
-¡Ayuuuuuudame!
-Peinate... y duchate... por lo que más quieras...
-¡GRACIAAAAAS! –exclamó Ryuka de nuevo, comenzando a buscar su ropa-. ¿Puedes decirme algo más? ¡Por favor!
-Ryuka, son las siete...
-¿Y...?
-Qué es un puto sábado. Y quiero dormir.
-... No eres caguai, Kaneki, no eres caguai...
-¿Y? Vete de una vez... –dijo, tapándose la cabeza con la almohada.
-¿Qué sueñas? –preguntó de la nada.
-No con Akira-san es vestido y con el cabello largo... no... Claro que no...
-¡LO SABÍA! –gritó de nuevo.
-¡¿Qué?! Eh... ¡Soñaba con kodomo! ¡Te lo juro!
-¡Son novios~ Se besan~ Se tocan~ Se pasan el...-antes de que pudiera terminar, una almohada le pego en la cara-.Las almohadas no duelen, cabecita de novio.
-¡Con kodomo! –negó Kaneki.
-Claro, claro. Te dejaré a ti y a tus sueños húmedos con la lata de aluminio y me iré a conquistar lolis –respondió, antes de meterse en la ducha
-¡No tengo sueños húmedos!
-Claaaaro...
~~~~Un rato más tarde~~~
-¿Cómo me veo, bellezas de mi harem?
-... Es raro que hayas dejado de ser una molestia para la vista –dijo Akira mientras desayunaba en la cantina.
-Tú...tú... –A Yuuma se le cayó el tenedor con el que antes atacaba lo que solía ser comida.
-¿Me veo hermoso? ¿Increíble?  ¿Sensual?
-...Decente- Respondió antes de volver a comer como si no hubiese mañana.
-¿Eso es un cumplido...?
-Como eres tú, Bitch-chan, sí.
-¡Una bishojo bankyuu me dijo un cumplido! –exclamó Ryuka, al borde de llorar de la emoción.
-¿Onii-chan...? –preguntó Jun detrás de él.
-¡Jun! ¡Te estaba buscando! –gritó de nuevo-. ¿Quieres salir hoy?
-Uhm... Onee-sama está ocupada comiendo... y Senpai está jugando con estambre... Sí, saldré contigo, Onii-chan –dijo Jun sonriente.
-¡SÍ! ¡Salgamos ahora! –gritó, de nuevo... a esta altura ya debería estar ronco, pero qué más da, es Ryuka Freaking Kimiharu de quien hablamos. Tomó la mano de Jun y casi salía corriendo de la cantina de no ser porque Jun no caminaba tan rápido.
-¿A dónde vamos...? –preguntó Jun, tratando de seguirle el paso.
-¡A donde tú quieras!
-... uhm... ¡A comprar ropa linda!
-¡Vámonos ya!
Luego de caminar un rato, sorprendentemente sin quejarse, ambos llegaron al centro comercial.
Antes de que nuestro odiota favorito pudiera reaccionar, fue arrastrado  por Jun a la primera tienda de ropa que encontró.
-Onii-chan, quiero que me digas lo que me queda lindo.
-¡A ti todo te queda lindo! –respondió Ryuka, comenzando a ver la ropa que había en el local.
-Onii-chan...si sigues  gritando tu garganta se podría lastimar...
"¡No puedo creerlo! ¡Una chica se preocupa por mí,  gracias, Dios Saiko!"
-Esta bien, Jun, mejor miremos ropa -dijo, bajando la voz.
~~~Tres horas de ropa más tarde~~~
-Onii-chan... ¿Qué tal si vamos al parque...?
-Lo que quieras~
Luego de caminar un rato, ambos llegaron al parque.
-Ah, no quiero seguir... –dijo Jun, sentándose en un banco.
-Yo también... -"Vamos, Ryuka, es  tu oportunidad de besarla" pensó,  acercando su rostro al de Jun.
-¿Onii-chan...? –Jun no pudo responder gracias a los labios de Ryuka sobre los suyos.
"LOS LABIOS DE UNA LOLI SABEN A GLORIA Y VIDA"
-O-onii-chan...lo siento...a mi me gusta otra persona- dijo, apartándolo.
-¡¿Khé?! ¡¿Quién?! ¡¿ES YUUMA?!
-Bueno, a mí me gusta... –antes de que pudiera terminar, Jun se cayó de espaldas y quedo con las piernas abiertas, dándole a Ryuka una buena visión de sus bragas.
-Son hermosa... ¿Q-qué es eso de ahí...?
-¡O-onii-chan, no mires!
-N-no me digas que... –Ryuka comenzó a alejarse lentamente de Jun.
-¿Eh? ¿Sucede algo? –preguntó, volviendo a levantarse.
-E-eso era... ¡USAS LA MISMA MARCA DE CALZONCILLOS QUE YO! ¡Y ESO NO ES LO ÚNICO...! –exclamó Ryuka antes de salir corriendo de allí.
-¡Y LO PEOR ES QUE LA TIENES MÁS GRANDE QUE YOOOOO! ¡¿POR QUÉ,  DIOS, POR QUÉ?!
-O-onii-chan, no me dejes aquí...
-¡LO SIENTO! ¡NO SALGO CON CHICOS!
"Los labios de una loli saben a gloria y vida... pero los de un travesti... agh..."
-Uhm...yo sólo quería practicar para mi cita con Nya-senpai...
-No me importa... si me disculpas tengo que ir a comprar desinfectante... y a vomitar... tres veces...
-Pero...
-ITS A TRAP! A TRAAAAAAAAP!
-Onii-chan...
Ryuka llegó en tiempo récord a la academia de vuelta, y lo primero que hizo fue ir corriendo hacia el baño de su cuarto.
-¿Y a este qué le dio...? –preguntó Yuuma, al verlo pasar a una velocidad aparentemente sobre humana.
-¿Me preguntas a mí? Ya me es imposible intentar saber lo que le pasa a Kimiharu... –suspiró Akira volviendo a su lectura.
-No había visto a Ryuka correr tan rápido desde...jamás he visto a Ryuka correr tan rápido –dijo Kaneki, volviéndose a concentrar en dibujar su sueño.
-No me digas que tú también sabes dibujar... –comentó Akira.
-Sí,  ¿pasa algo?
-Genial... -dijo, sonando sarcásticamente frustrada.
-¿Estás bien?
-Sí...
-¿Segura? Me estás preocupando... –respondió Kaneki.
 -No te preocupes por mí... a propósito, ¿qué dibujas? –preguntó, asomándose a ver.
-Ehm... eh... ¡Kodomo! –gritó Kaneki, cerrando su cuaderno.
-¿Dije algo malo?
-Em... no... Debo ir a... a... leer kodomo...
-Se nota que te gusta el kodomo –dijo, dejando de prestarle atención.
 "Vamos, Kaneki, dile algo que la haga caer perdidamente enamorada de ti..."
-Ehm... esto... ¿te gusto...? –dijo, impulsivamente.
-¿Disculpa...? -preguntó desconcertada, intentando concentrarse.
-¡El kodomo! ¡Que si te gusta el kodomo! –se corrigió Kaneki.
-Eh... no, prefiero el shojo.
-Oh... –Kaneki estaba a punto de rendirse-. ¿Y el kodomo shojo?
-Uh... bastante.
-Qué bien... -"Vamos, Kaneki, casi la convences, sólo queda que puedas continuar la conversación..."
-Akira-san, m-me preguntaba si... –Kaneki fue interrumpido por Jun.
-¿A-alguno ha visto a Nii-chan...?
-¿Jun-chan? ¿Qué pasó? -preguntó Yuuma, levantándose de su asiento alarmada.
-O-onii-chan... me abandonó en el parque –respondió, al borde de las lágrimas.
-¡¿Qué?! ¡¿Por qué hizo eso?! –exclamó Yuuma.
-H-hizo cosas conmigo... y-y luego... m-me dejo ahí...
 -¡¿QUÉ CLASE DE COSAS?!
-F-fue mi primera vez... O-onee-sama...
-¡¿PRIMERA VEZ DE QUÉ?! -gritó Yuuma, comenzando a oscurecerse.
-Y-ya sabes... y-yo le dije que no... p-pero no paró...
-... Lo voy a matar –respondió.
-M-me vio... 'a-ahí' y-y puso su boca... y-y...
-¡¡LO VOY A MATAR DE CUALQUIER MANERA POSIBLE!! ¡¿CÓMO SE ATREVE A TOCAR A MI PRECIOSA JUN-CHAN?!
-T-tengo miedo...
-Jun-chan, ¿podrías decir exactamente qué pasó? –preguntó Akira.
-F-fuimos a una cita... y-y luego... y-ya sabes lo demás...
-No quiero malinterpretar, así que me gustaría que me lo dijeras directamente –acotó, aparentemente siendo el ser con la mente más limpia del cast.
-¡N-no! ¡No quiero hablar de eso! –gritó,  sujetando la pierna de Yuuma.
-... Oh.
-Mi pobre y linda kohai... ese pervertido... Akira-chan... ¿Dónde está mi katana...?
-Si mal no recuerdo está en el mismo lugar de siempre –respondió-. Bastardo.
 ~~~~~~
-¡BITCH-CHAAAAN! ¡COMIENZA A HACER TUS ORACIONES!
-¿Q-qué...? -respondió Ryuka, aun vomitando.
-¡¿CÓMO PUDISTE, BASTARDO?!
-¿H-hacer qué...?
-¡MANCHAR A JUN-CHAN!
-N-no sé... de qué me hablas...
-¡PREPARATE PARA MORIR!
-A-ahora no... blerg...
-...Hoy, al atardecer...serás ejecutado.
-¿Por qué...? Soy muy joven para morir... y no sé qué hice...
-O-onii-chan...tu fuiste mi primera vez... –dijo Jun, llorando.
-¡Y tú también...! -Ryuka vomitó de nuevo- ¡Fue asqueroso...!
-¡¿CÓMO TE ATREVES?! ¡PRIMERO MANCHASTE SU PUREZA Y LUEGO LA TRATAS ASÍ!
-¿La? –Ryuka comenzó a reír nerviosamente-. ¡¿LA?! N-no me hagas reír... e-ese chico tiene tanto de mujer como yo...
-... ¿A que se refiere...Jun-chan...? –preguntó Yuuma.
-¡E-es una trampa! ¡Caí en una trampa...!
-O-onee-sama... prométeme que no me odiarás... –dijo Jun, levantando su falda.
-J-jun-chan... –sus ojos casi se salen de sus órbitas.
-¡N-no me odies!
-¡No te odio! ¡Sigo amándote! ¡El shotacon también se vale!
-A-además me gusta otra persona... –respondió, intentando desviar la mirada.
-¿Q-qué...? ¿Quién...?
-N-nya-senpai...
-¡Bien por mí! –exclamó Ryuka -N-no puedo creer que mi primer beso fue con un travesti... Kaneki, no le digas nada a papá... por favor...
-No se lo diré... a papá... –Kaneki sacó su teléfono de su bolsillo y marcó un número- Hey, mamá,  ¿Adivina que pasó? (...) No aún, pero... Ryuka se enamoró de un chico y lo besó.
-¡BASTARDO! –gritó, antes de vomitar de nuevo- ¿Y a qué viene ese no...?
-¡Nada que te importe! –gritó sonrojado.
-Oh, vamos, s-soy bueno y no te molesto con eso frente a las chicas... –respondió Ryuka, al fin levantándose, pero viéndose muy pálido y tembloroso.
-¡Jamás lo diré!
~~~~Un par de horas más tarde~~~
-Yuuma, mi vida, mi amor, vuelve conmigo... –dijo Ryuka, arrodillado con un ramo de flores.
-¿Volver a qué? –preguntó, viéndose sorprendida y riéndose no muy disimuladamente.
-¿A que más?  A ser mi novia, mi amor.
-Si piensas que alguna vez fuimos novios estás muy confundido, Bitch-chan.
-P-pero...pensé que teníamos algo especial...
-Sí, tú intentas ver mi ropa interior, yo te golpeo, seguimos teniendo ese algo especial -agregó rompiendo en una carcajada.
-No me hagas esto, cariño
-Tranquilo, pronto encontrarás a alguien más a quien acosar. Con ese peinado, si no te conociera aceptaría salir contigo.
-¡HAZ CÓMO QUE NO ME CONOCES! –gritó,  colgándose de su pierna.
-Por desgracia te conozco, Bitch-chan -respondió-. Ahora suelta  mi pierna si no quieres que te saque yo de ahí.
-Pero es que puedo ver tus bragas, por cierto, ¿Florecitas?
-¡SAL DE AHÍ, BASTARDO! –exclamó, antes de patearlo hasta el final del pasillo.

-Ah... cómo en los viejos tiempos, amor. Creo que me rompiste otra costilla...

sábado, 1 de agosto de 2015

Capítulo 16: ¡Últimas Noticias, La Nueva Loli Causa Estragos!

El segundo semestre había comenzado, y había pasado una semana desde que Mukami había comenzado a admitir hombres entre su alumnado. Por suerte también habían cambiado el uniforme, por lo que Ryuka y Kaneki ya podían acostumbrarse a usar pantalones de nuevo.
A pesar de todos los cambios, seguían siendo los únicos alumnos masculinos de toda la escuela.
-No vino ningún chico... –dijo Akira, sorprendida.
-¿Será porque se enteraron de que la escuela está llena de locas? –preguntó Ryuka, antes de que le dieran un zape en la nuca.
-Tú cállate, Bitch-chan.
-Al menos puedo seguir siendo el rey del harem –agregó Ryuka.
-¿De qué harem?
-Ustedes son mi harem, ¿verdad? –Las chicas mantuvieron silencio.
-¿Alguien? ¿Yuka...? ¿Nya-chan...?
-Uhm, no, ni siquiera creo que contemos como tus amigas –acotó Akira.
-... Ustedes son malas... malas por dentro.
-No, Bitch-chan~ Es que la capa de maldad en nuestra superficie llega casi hasta el centro~
-Me sorprende que sigas intentando.
-Es culpa de Andrés...ese bastardo me quiere robar mi harem...
-¿Se lo decimos...?
-Aún no~
-¡ME VENGARE DE ANDRES! ¡AUNQUE SEA LO ÚLTIMO QUÉ HAGA!
-Créeme, todas queremos vengarnos –respondió Akira, y finalmente llegaron al salón de la clase de química. Cuando entraron, se encontraron con Shuu y su decimonoveno intento de crear un repelente feminazi.
-¡LA DECIMONOVENA ES LA VENCIDA! –gritó el profesor, mientras mezclaba una serie de químicos- ¿Ah? ¿Tan rápido? Tendré que esperar...
-Hola, Onna-sensei~ ¿Cómo le va~?
-¡LÍDER FEMINAZI, TÚ SERÁS LA PRIMERA EN PROBAR MI REPELENTE!... ¿Te cortaste el cabello?
-Sí~ Era algo tedioso tener que peinarme todo el tiempo~
-¿Eh? ¡¿Cómo fue que no noté que te lo cortaste?! -gritó Ryuka.
-Porque estabas ocupado mirando oppai, Bitch-chan~
-Oppai... Por cierto, ¿Copa G~?
-Eso sí lo notas –respondió Yuuma, yendo a su asiento-. Recuérdame no dejar que te acerques al agua~
-Oh vamos, el incendio solo fue una vez...
-Mira, idiota, lo peor que puede pasar en un laboratorio es que haya un incendio –dijo Akira.
-¿Y las explosiones qué?
-O una fuga de gas venenoso~~~
 -... Escúchame bien, porque no voy a repetirlo –suspiró Akira, quien comenzó a hablar como si se dirigiera a un niño de primaria-. En un laboratorio, las cosas no explotan, sólo se prenden fuego. ¿Entendiste...?
-¿Ah? ¿Tú decir algo? Mi estar mirando oppai...
-... ¿Alguien puede darme permiso de dispararle?
-Déjalo tranquilo, es mejor que se quede callado... –respondió Kaneki sentándose junto a ella.
-¿Alguien está viendo lo mismo que yo...? –preguntó Ryuka, con la vista fija en el otro lado del salón.
-¿La loli rubia~~?
-Estoy seguro que no había lolis aquí más que Nya-chan... -dijo Ryuka.
-Debe ser nueva~
-Es... hermosa... –suspiró.
-¡Kimiharu 1! ¡Dime cuál es el mejor método para eliminar a una feminazi! –lo interrumpió Onna.
-Eh... ¿Apretar oppai?
-Ehm... –el profesor comenzó a hojear su cuaderno de apuntes-. ¡Buena observación, Kimiharu 1! ¡Como recompensa te dejaré acompañarme durante mis experimentos de la tarde para que me brindes más ideas para evitar el dominio total de las feminazis!
-Sensei –la loli rubia levantó la mano.
-¿Sí, uh...Furikawa?
-¿No sería más fácil quemar su ropa linda? Yo me pondría muy triste si quemaran mi ropa...
-Ehm... ¡excelente idea! ¿Pero no estarías traicionando a tu... –Onna se calló a sí mismo-. ¡Excelente idea! ¡También te quedarás hasta tarde trabajando para mí hoy!
-Pero yo quería ir a pintarme las uñas...
-¡Esto es mucho mejor que pintarse las uñas!
-Sensei, ¡no hay nada mejor que las cosas lindas! ¡Yo soy una cosa linda!
-¡Apoyo lo que dice la loli rubia! -gritó Ryuka.
-¡Gracias, Onii-chan!
-¿O-onii-chan...? Un bella loli de genuino cabello dorado como el sol me llamo Onii-chan...
-¿Bitch-chan...? –preguntó Yuuma a Ryuka, quien al parecer se había desmayado de la emoción-. Qué mal~ Y yo que me iba a quitar la camisa...
-¡He vuelto de entre los muertos, belleza de mi harem!
-Compadezco a esa loli... –susurró Akira.
-Bitch-chan~~ ¿Te digo un secreto...~?
-¿Qué cosa? ¿Al fin vas a declarar tu inmortal amor por mí?
-La loli es mía, hijo de puto~
-¡No si yo me la quedo primero! –gritó Ryuka.
-Fufufufu~ El yuri siempre gana~
-¡Hentai!
-¡Yuri!
-¡Líder feminazi! ¡Dime un método para eliminar una feminazi!
-Mirar sus bragas, levantarle la falda en público, mostrar fotos de sus bragas en Internet...
-¡Aprobada! ¡Nos vemos hoy por la tarde!
-¡Hentai!
-¡Yuri!
Y así, la discusión se extendió hasta el final de la clase... Incluso luego del final.
-¡Hentai!
-¡Yuri!
-¿Podemos irnos? Ya me duele la cabeza... -dijo Akira, cubriéndose la cara.
-¡Hola! –saludó la loli- ¿Cómo se llaman?
-Soy Ryuka, bella loli con dorado cabello como el sol.
-Ignora a Bitch-chan, amor, yo soy Yuuma, presidenta del consejo estudiantil, parte del comité de bienvenida,  presidente y único miembro del Club de Ocultismo.
-¡Un gusto! Mi nombre es Jun, les pido por favor que cuiden de mí.
-Amor, yo cuidaré muy bien de ti~~~~~
-¡No si yo lo hago primero!
-Ya te aclare esto antes, Bitch-chan~
-¿Y qué? ¡DÉJAME SER FELIZ!
-Oh cielos, Onee-sama... Onii-chan me está asustando...
-No te preocupes por él, Jun-chan, almorcemos juntas~ -dijo Yuuma, tomando a Jun de la mano y corriendo a la cantina.
-¡ESTO NO SE QUEDARA ASÍ, YUUMA!
-Ryuka, ¿podrías bajar un poco la voz...? –pidió Kaneki.
-¿Eh? ¿Tú decir algo? Mi sufrir porque loli no amarme.
-Que bajes la voz, a Akira-san le duele la cabeza.
-...Aquí me huele shojo~~~~~ -Ryuka comenzó a festejar.
-¿Shojo...?
-Nada, lata de aluminio, nada...
-¿Cuándo te cansarás de decirme lata de aluminio? Sólo cállate, me estás dañando mis circuitos... –dijo Akira, alejándose a la cantina con Kaneki.
-...Ya, ya...iré a conquistar a mi nuevo amor.
 ~~~Mientras tanto, con la loli y el fanservice:
-Onee-sama, usted es fabulosa, ¿cómo fue que consiguió una mesa solo para usted y yo?
-No pienses en eso, Jun-chan~
-Genial, Yuuma la está pasando de maravilla con mi preciosa loli y mientras tanto yo debo aguantarme a este par de tortolitos... –se quejó Ryuka, intentando comer.
-¡NO SOMOS NOVIOS! –gritaron Akira y Kaneki, al unísono.
-Hablan como si les creyera, sólo cásense ya y déjenme tranquilo con mi harem.
-Nosotras... –dijo Yuka.
-...no somos... –continuó Rin.
-...tu harem –dijeron al unísono.
-¿No se cansan de hacerme sufrir...? –preguntó Ryuka.
-No.
-Cuando hablan así parecen poseídas...
Así pasó todo el almuerzo, hasta que llegó la hora de las clases de la tarde, con la profesora Nanami.
-Y así es como el mundo quedo divido entre Gran Britannia y Los Estados Unidos de Nipon, ¿Alguna pregunta~?
-¿Este tema no lo había explicado la clase pasada? –preguntó una chica.
-Pero no con detalles.
-¿Cómo es eso de que Gran Britannia está regida por un loco...?
-¿El sucesor del chico con conjuntivitis? Se los explicaré la semana que viene.
-Sensei, ¿cómo era la ropa en aquella época? –preguntó Jun.
-Bastante linda~ Lo recuerdo mu... lo vi en un libro~ Ah, que buenos recuerdos... –suspiró Nanami.
-¿Podría mostrarme cómo era? –dijo con entusiasmo.
-Claro, Jun-chan~ Hay muchísima en mi armario~
-¡Genial! ¡Muchas gracias, sensei! –respondió Jun.
-¿Por qué es tan tierna...? –dijo Ryuka, quién no había prestado atención en toda la clase.
-¿Dijiste algo, Onii-chan...?
-Que eres muy tierna...
-¿Ah? Perdón, estaba tocando el bello cabello de Onee-sama...
3840-9012: -... quiero una loli...
-Deja de quejarte, idiota, intento prestar atención.
~~~~A la mañana siguiente~~~
-¿Alguien vio a Jun-chan...o a Yuu? –preguntó Akira entrando al cuarto de los gemelos.
-¡¿Desde cuándo la llamas Jun-chan?! –preguntó Ryuka, claramente alterado.
-Desde ayer.
-¡¿Por qué?! ¡Se supone que eres hetero y que te gusta mi hermano! ¡¿POR QUE A TODOS LES GUSTA HACERME SUFRIR?!
-¿Alguien las vio? No las veo desde ayer en la noche, y Yuu no estaba en nuestro cuarto...
-¿En la noche...? Vamos al cuarto de Jun ya.
~~~~Yendo al cuarto:
-¿Q-qué carajos es esto...? –preguntó Ryuka, al ver la extraña imagen frente a él.
-¿Onii-chan...? –Jun se frotó los ojos e intentó levantarse de la cama, pero aún tenía mucho sueño como para salir. Lo único que llevaba puesto era su pijama y el cabello de Yuuma funcionaba como sábana.
-¡¿Qué es esto?! ¡La principal de mi harem y mi loli! ¡¿POR QUÉ, RINRU, POR QUÉ?!
-Bitch-chan, gracias por despertarme~ -dijo Yuuma enfermizamente sonriente-. Te perdono sólo porque Jun-chan está aquí~
-¡VIOLADORA! ¡MANCILLASTE EL HONOR DE MI LOLI!
 -Sólo dormimos~ No me atrevería a tocar a Jun-chan~  A menos que ella quiera~~~~~
-No te creo nada...
-O-onii-chan, ¿qué estás diciendo...?
-¡ESTA MUJER MANCILLÓ TU HONOR, JUN!
-¿Q-que significa mancillar...? -preguntó con ojos llorosos.
-¡Te profanó! ¡Hizo un montón de cosas contigo! –gritó Ryuka.
-¿Cosas...? Ah...Onee-sama y yo hicimos muchas cosas anoche, sí –respondió Jun sonriendo.
-¡¿Cosas?!
-Sí, pude peinar el cabello de Onee-sama, también me pintó las uñas y me maquilló, fue tan divertido... –dijo inocentemente.
-... Te estaré vigilando, Yuuma...

-Esa es mi línea, Bitch-chan~⁠⁠⁠⁠

viernes, 26 de junio de 2015

Capítulo 15: El día en que todo lo que aprendimos se volvió inútil

Otra mañana más en la escuela Mukami, un miércoles algo frío, de esos en los que nadie quiere salir de la cama por toda la mañana. Adivinen a quiénes les toca levantarse a las seis de la mañana hoy.
-¡Buenos días, mis amores~! –gritó un extraño despertador de nombre Yuuma.
-Buenas noches... –respondió Ryuka, al que ni siquiera podía vérsele su cabello horrorosamente despeinado ya que se había cubierto con las sábanas.
-Amores míos~ El sol aun no sale y... ¡ESTOY MÁS QUÉ FELIZ POR ESO~~~~!
-Levántense de una vez, hoy tenemos clase de historia –saludó Akira detrás de ella.
-¿Historia? Eso es aburrido... –se quejó Ryuka.
-Tú dices que todo es aburrido... -respondió Kaneki, luchando para levantarse.
-¡Hoy viene una de mis personas favoritas en el mundo~~~~! –exclamó Yuuma aún más alegre.
-No me importa... solo tráeme otra manta más...
-¡Ryu-chan~~~ es una maestra~~~!
-Ajá... –Ryuka solo se metió más dentro de su cama.
-Tiene pechos grandes~~~~
-¿¿Qué?? ¿¿Cómo?? ¿¿Cuándo?? ¿¿Dónde?? –respondió Ryuka, prácticamente saltando de la cama y queriendo vestirse lo más rápido posible.
-La no vida es bella~~~~~~~~
-¿Por qué está tan alegre, Yuuma-sama...?
-Ya lo dije~
-Tranquilo, Kimiharu-san, es imposible que algo la perturbe...
-¡Oppai! ¡Oppai! ¡Oppai! –canturreaba Ryuka ya despierto.
-¡Los oppai son vida~~~~~~~! –secundó Yuuma bailando por la habitación.
-No entiendo nada... ni quiero entender... –Kaneki se despertó completamente y tomó su ropa para cambiarse en el baño.
-¡Qué bello es todo~~~~~!
-Qué perturbador...
-No pienses mucho en ello y todo saldrá bien... –intentó calmarlo Akira-. Los esperaremos en el salón de historia.
-¡Sí~~~! ¡Hay que ir a mostrarle a todos la belleza de la vida~~~!
"Muy perturbador...", pensó Kaneki, siguiendo a ambas junto con Ryuka.
-¡Buenos días a todas~~~~! –saludó Yuuma a la poca gente que había en el pasillo.
"¿Ya dije que es perturbador? Porque lo es. Mucho."
-¡Qué bella es la vida! ¡Hola, pajarito en la rama! ¡Hola, araña que está devorando una mosca~~~!
-Uhm, Yuu, ya llegamos al salón –dijo Akira.
-¿Ah~? ¡Bien~! ¡Cariño-kun, Dulce de miel-chan~ Les quiero presentar a alguien~~~~!
-¿A la tipa de tetas grandes? –preguntó ansioso.
-Sí~~~~~~
-Quiero verla ya...
-Buenos días, estimados estudiantes~ -saludó alguien detrás de ellos.
-¿Quién es? –Ryuka se dio la vuelta y se encontró con una mujer fisicamente igual a Yuuma, salvo que esta tenía el cabello rosado.
-¡Ahí estás! –gritó Yuuma.
-... –Ryuka se quedó mirándola por un rato-. ¿Yuuma, te teñiste el cabello?
-¿Ara? Fufufufufufufufu~~~~~~ Yo no soy mi linda nieta~~~~~
-Espere... –preguntó Kaneki, aún más confundido-. ¿Usted es...?
-Sí~~~~~~~~~~~
-Oh...
-Chicos, ella es Nanami, mi queridísima abuela~~~~~~~~~
-...¡¿Kheeeeeeeeeee? –preguntó Ryuka impaktadamente.
-Nanami-san, hace tiempo no la veía –la saludó Akira.
-Yo tampoco, linda Akira-chan~~~~
-¡¿ESA TIPA ES TU ABUELA?!
-Sí~~~~~
-¡¡PERO SI PARECE QUE TIENE 20!! –gritó Ryuka, mirando fijamente dos cosas de Nanami.
-19, linda niña-chan~~~~
-¡¿Niña?! ¡YO NO SOY U----
-Cállate -susurró Kaneki antes de pisarlo.
-Ya sé que eres chico, pero serías una chica muy linda~~~~~ -dijo Nanami dulcemente.
-¡¿Por qué todos me dicen eso?! ¡¡No soy una chica linda!! ¡¡Tengo pelos en el pecho!! ¡¿Necesitan verlos?!
-No gracias, no deseo arrancar mis bellos ojos~~~~~~
-La campana tocó hace rato... –intentó distraerlos Kaneki-. Ubícate, Ryuka...
-Y tú debes ser Kane-chan, la merienda de mi linda nieta~~~~
-¿Merienda? Ah, claro...
-Sentados,  ahora~~~~ ¡Qué empiece la clase de historia!
-Al menos no voy a aburrirme... -sonrió Ryuka.
Nanami se sentó sobre el escritorio mientras esperaba a que las demás estudiantes llegaran. Una vez que todas estaban en el salón, aplaudió  y escribió su nombre en la pizarra.
-Soy Nanami Ikuto~~~ Llevémonos bien.
-¡ESA ES MI ABUE! -gritó Yuuma.
-Empecemos con lo fácil~~~ La historia de Los Estados Unidos de Nipon~~~~
-En un principio, este país era una monarquía absoluta conocida como el Reino Unido de Nipón...
Un rato más tarde...
-Luego de ganar la guerra contra Gran Brittannia, Los Estados Unidos de Nipon fue declarado el regidor supremo del mundo...El fin de lo básico~ ¿Alguna pregunta~?
Una alumna levantó la mano.
-Adelante~
-¿Por qué tenemos nueva profesora si el año comenzó hace tres meses?
-Porque el director quería ver más tetas. ¿Alguna otra?
Nadie dijo nada.
-Bien, la clase ha terminado, ya pueden salir~~
El grupo salió al pasillo y Ryuka no tardó en exclamar algo.
-¡YUUMA, ESTOY ENAMORADO DE TU ABUELA!
-Pues te ganaste el título de asaltatumbas por dos~
-¿Para qué diablos saltaría dentro de una tumba?
-Olvídalo~ Ahora... –Yuuma hizo una sonrisa "dulce-. Debemos seguir con el entrenamiento~
-¡¿Más?!
-Sí~~~~ -asintió-. La graduación~~~
-Técnica y básicamente hablando ya han sufrido todo lo que debieron sufrir para formar parte oficialmente de la Academia Femenina Mukami –agregó Akira.
-Entonces... emmm... ¡ME GRADUÉ!
-¿Ya no más? Al fin... –suspiró Kaneki aliviado.
-¡LO HICE, ZORRAS! ¡ME GRADUÉ!
-Son las señoritas perfectas del siglo XXI~
-No sé si tomar eso como un halago...
-¡AHÁ, AHÁ, ME GRADUÉ DE ALGO! ¡AL FIN ME GRADUÉ DE ALGO! ¡SABÍA QUE LO PODÍA HACER, MAMÁ!
-Esto no cuenta como una clase real, Bitch-chan.
-¡PERO LO HICE!
-Mejor lo dejamos ser feliz...
-Prefiero que se quede así y no moleste –acotó Akira.
-¡Soy el mejor! –repitió haciendo una especie de danza de la victoria ridícula.
-Les preparé algo para que disfruten del fin de su tortura. Esperen un rato –dijo Akira antes de irse del pasillo.
-~~~~Una deliciosa recompensa~~~~~
-¿Un pastel con forma de oppai?
-No~ Bitch-chan~
-Es solo esto -dijo Akira, ya de vuelta y llevando un pastel en una bandeja que tenía en sus manos-. Espero que les guste. Se lo merecen.
-F-fuera...impulso...de hambre... –intentó alejarse Ryuka.
 -Cómanlo, no es como si estuviera envenenado -insistió.
-Akira-chan~~~~ ¿Puedo comerlo yo~?
-Si quieres. Al menos déjale una porción a Kimiharu-san –agregó.
-¡Wiiiiiiiii~~~~~ Comida!
-¿Puedo? –preguntó Kaneki.
-Claro –asintió Akira-.Lo hice para ti...
-¿D-de verdad? –respondió sorprendido, y algo halagado.
-Sí...
 -Bueno, gracias -dijo, antes de tomar una porción-. Aunque no tenías por qué...
-N-no me des las gracias... –Akira solo apartó la mirada.
-¿Por qué no?
-Cállate y come.
-Uhm, bien... Está muy buena –acotó luego de comer su porción.
-Gracias...
-Akira-chan cocina dulces geniales~ Si se casara su esposo nunca pasaría hambre~ -dijo Yuuma después de comerse lo que quedaba.
-Cásate conmigo, lata de aluminio –dijo Ryuka con la boca llena de pastel.
-Muchísimas gracias pero no salgo con gente que no sabe la tabla del dos –respondió Akira cortante.
“Su esposo...”, pensó Kaneki.
-Uhm, Akira-san...
-¿Sí?
 -Akira-san, hay algo que he querido deci---
-¡Buenas noticias~~~! ¡Mukami es una escuela mixta a partir de ahora!
-¿Eh?
-Un momento, ¿qué hace la profesora Itou aquí? –preguntó Akira desconcertada.
-¡Habrá más chicos~ Muchos chicos~! ¡Y sexo~~~! ¡NO HE COGIDO EN UNA SEMANA! ¡CASI MORÍ!
-No necesita ser tan gráfica... -susurró Kaneki.
-Ikuto... –dijo Mariko, fulminando con la mirada a Yuuma, la cual estaba comiendo como si nada.
-¿Uhm? Oh, hola, profe.
-¿Qué haces aquí, maldita roba novios? –exigió Itou.
-Vengo a esta escuela. ¿A qué se refiere con roba novios? -preguntó, fingiendo su cara más inocente.
-¡ME QUIERES ROBAR A TSUKI! –exclamó, haciendo ademanes exagerados con sus manos.
 -Oh... Pero si Ikuto-sensei es mi hermano~
-¿K-khé...?
-¿Sucede algo?
-¡Y QUIERES CON ÉL SIENDO SU HERMANA! ¡ERES DESPRECIABLE!
-Yo no quiero salir con Ikuto-sensei...~
-¡NO QUIERES SALIR CON ÉL!  ¡QUIERES CASARTE CON ÉL!
-Eso menos...
-¡Jamás te creeré! Ahora, bitch, iré a ponerme ropa sexy.
-Como diga –Itou se dirigió a la salida, y Yuuma dejó de sonreír de repente-. Qué mujer de shit... ¿lo único que hace es gritar?
-Espera, espera, espera... ¡¿MUKAMI AHORA ES MIXTA?! –gritó Ryuka, con cara de desesperado-¡ME QUITARAN MI HAREEEEEEEEEEEEMMMM!
-¿El harem que no tienes?
-¡MI HERMOSO HAREEEEEEM!  ¡ESTO ES OBRA DE ANDRÉEEEEEEEEES!
-¿Si te doy el otro pastel que tengo te calmas? –preguntó Akira irritada.
-¡TE MALDIGO ANDRÉEEEEEEES!

sábado, 13 de junio de 2015

Capítulo 14: ¡Un harem, al fin! Oh, esperen...

-Quiero irme ya... y encerrarme en mi cuarto por los próximos diez meses... tal vez años... –dijo Akira poniendo su cara en el hombro de Yuuma. Ambas estaban ignorando a Ryuka, quien estaba lamiendo la sangre de Tsukiyama.
-¿Por qué estás lamiendo la sangre del piso? –preguntó Kaneki mirándolo con desconcierto.
-¿Estás loco, Kaneki? Es sangre de vampiro, está cosa sabe a gloria
-¿Por qué gloria?
-No entiendo por qué la tomas, dudo que sepas lo que pasaría si la bebieras -dijo Kaneki.
-Yo que sé,  está buena y punto.
~Al dia siguiente~
-Ryuka, levántate. Tenemos que ir a clases –Kaneki sacudió a su hermano intentando despertarlo.
-Déjame dormir un rato más -respondió como siempre, poniendo su cabeza contra su almohada.
-Ryuka, por favor, Yuuma-sama nos matara...
-Bah, ya qué. Dormiré en clase... -dijo antes de levantarse.
Cuando fue recibido por los rayos del sol, soltó un chillido muy poco masculino que bien pudo haber servido de alarma para el resto de los cuartos.
-¡ME ARDEN LOS OJOS! –gritó.
-No grites tan fuerte... –dijo Kaneki, quien ya estaba completamente espabilado gracias a su hermano-. ¿Es tan grave la luz del sol?
-¡SÍ!  Joder, es como si me clavaran agujas...
-Pero por qué te pasa eso... –se dijo en voz alta-. Mejor vamos a desayunar antes que nos maten.
~Ya en el comedor~
-Fufufufu~ Ryuka-kun, hueles dulce~
-¿Dulce?
-Sí~ Hasta diría que te ves... guapo.
-¡¿GUAPO?! ¡¿QUE DICES QUE YO ME VEO GUAPO?! ¡¡ALELUYAAAAAAA!! –Ryuka comenzó a bailar y a festejar como si le hubieran dicho que al final podría tener un harem.
-Kimiharu, ¿Te duchaste?
-¿Qué? No, así de fabuloso me veo siempre –respondió acomodándose unas gafas de sol imaginarias.
"Esto es raro...y me perturba..."
-¿Dijiste algo, Kaneki? –preguntó Ryuka.
-Uhm, no... -respondió.
-Estoy seguro de que te escuche hablar...
-Lo único que hice fue pensar -"No como tú...", pensó ácidamente.
-¡No me insultes! –gritó Ryuka golpeando la mesa, por ese movimiento todo sobre ella tembló.
-¿Qué...? -"Oh, esto es muy incómodo", pensó Kaneki, dándose cuenta que ya no podía pensar nada tranquilo-. Uhm, lo siento...
-¿Qué es incómodo? –preguntó Ryuka confundido.
-... -"Mente en blanco, mente en blanco, mente en blanco, mente en blanc--- ¿Por qué Akira-san y Yuuma se están riendo de lo que está diciendo Ryuka...? Esto ya es problemático... aunque Akira-san está riendo... de mí, pero..."
-Ryuka-kun~~~
"¡¿QUÉ CLASE DE BRUJERÍA ES ESTA?! ¡AKIRA-SAN LLAMÓ A MI HERMANO POR SU NOMBRE!"
-¿Qué pasa, bellezas de mi harem? -preguntó Ryuka acomodándose el cabello.
-¿Podemos abrazarte~~~~~?
-Oh... ¡EL DIOS MAKOTO RESPONDIO A MIS PLEGARIAS! –gritó Ryuka alzando los brazos al cielo.
"¿Por qué el día se está poniendo cada vez más y más raro...?"
-Ryuka-kun, hoy te ves mucho mejor que de costumbre~ -dijo Akira, apoyando su cabeza sobre su pecho.
-Ryuka-sama~~~~ ¿Podemos salir hoy? –preguntó Yuuma sujetando el brazo de Ryuka.
"¡ES EL MEJOR PUTO DÍA DE MI VIDA!" pensó Ryuka, acomodándose el cabello de nuevo.
-Por supuesto, dulzuras –añadió guiñando un ojo.
-¡KYAAAAAAAAA! –gritaron ambas antes de desmayarse.
"En serio...", pensó Kaneki, intentando concentrarse en su desayuno.
~Ya en la tarde~
-¿Qué demonios...? ¿Por qué diablos ese... ese... hijo de su mamá está rodeado de bishojos? –preguntó un tipo random en la heladería.
 -Créame, yo me he estado preguntando eso desde que me desperté -contestó Kaneki-. Y por favor no insulte a su madre.
-¿Por qué usa gafas oscuras si estamos dentro...?
-Es solo para verse "atractivo" –respondió con desprecio.
-Mi última pregunta... ¡¿POR QUÉ MIERDA LA TIPA DE LOS OPPAI GIGANTES LE ESTÁ DANDO HELADO EN LA BOCA?!
-Fufufufufufu, Ryuka-sama, di aaaaaaaahhh~~ -decía Yuuma con voz melosa a Ryuka, quien estaba sentado muy cerca de ambas.
-Ryuka-sama, esto es muy injusto. Ella es su principal solo por tener el oppai más grande –reclamó Yuka.
-Siempre debe haber una principal, chicas -respondió, antes de tomar el helado-, aunque no se preocupen, hay suficiente Ryuka-sama para todas, bombones.
-¡Ryuka-sama, es tan bueno y generoso! –chillaron todas.
-Sí, ahá, estoy bien, muchas gracias... ¿para qué vine aquí si todas van a estar adorando a Ryuka? –pensó en voz alta Kaneki.
-Ehhhh... ¿Kaneki? Es solo que Ryuka-sama es el mejoooooor~~~~~ -dijo Yuuma abrazando con fuerza el brazo de Ryuka.
-Ajá... No se preocupen por mí, ¿sí? –dijo, apoyando su barbilla contra su mano e intentando mirar hacia la ventana.
-Kaneki, podría acostumbrarme a esto...
-¡Sí~~~~~, Ryuka-sama~~~~~! –dijeron las chicas al unísono.
-Ajá -"Yo no", pensó, intentando no mirar el cabello de Akira. "Todo ese hermoso cabello...desperdicia do en él... La sangre de vampiro me odia..."
"Un minuto... ¡ESO ES!", a Kaneki se le iluminó el rostro, "¡Si tomo sangre de vampiro, voy a lograr que deje de prestarle atención! Mejor... ¡GANARÉ EL AMOR DE AKIRA-SAN!  Es prácticamente un plan perfecto... Pero...me gustaría ganar el amor de Akira-san por mi propia cuenta...  Sí, supongo que eso sería mejor. Mejor vigilo que Ryuka no intente alguna indecencia con las chicas... En especial con Akira-san..."
-¡Oh por Makoto, me siento tan feliz que quiero cantaaaaaar~!
-Canta para nosotras, Ryuka-sama~~~
-Bien, deléitense con mi bella voz~ ¡EN LOS ESTADOS UNIDOS DE NIPON~ VIVÍA RYUKA-SAMA QUE LOS OPPAI SIEMPRE ADORO! ¡OPPAI, OPPAI, OPPAI, OPPAI, TOCARLAS Y MIRARLAS ES SU OBSESIÓN! ¡OHHHH~ EL GRAN VAMPIRO DE LOS OPPAI!
-Su voz es un placer para mis órganos auditivos artificiales –suspiró Akira.
-Suena mejor...
-Que los gemidos de un uke –dijeron Yuka y Rin a la vez.
-¡¿QUÉ SOY EL ÚNICO QUE SE DA CUENTA DE QUE ESTÁ QUEBRANDO LAS VENTANAS?! –gritó Kaneki cubriéndose los oídos.
-No -respondió el tipo random de antes.
-¡OPPAI, OPPAI, OPPAI, OPPAI, HA VISTO MUCHOS OPPAIIII~~~~~ PERO LOS  GRANDES SON SU ADORACIÓN! ¡OPPAI, OPPAI, OPPAI, OPPAI, EL GRAN VAMPIRO AMANTE DE LOS OPPAI~ HA VISTO MUCHOS~~~~ PERO LOS MÁS GRANDES SON DE LO MEJOR!
"¡Quiero irme a mi cuarto, joder!", pensó Kaneki a gritos.
~Ya en Kura...Mukami~
-Buenas noches, mi bello harem. El gran vampiro de los oppai debe dormir
-Buenas noches, Ryuka-sama –respondieron las chicas a coro.
-Quiero dormir ya...
~A la mañana siguiente~
-Bastard-kun, déjame en paz.
-¿Pero qué...? -se preguntó Ryuka.
-Sí, eres demasiado uke para nosotras –dijeron Yuka y Rin al unísono.
-Contigo no saldría ni con el sistema operativo reiniciado –bufó Akira.
-Al menos tú  aún me amas, Nya-chan... ¿Nya-chan? –dijo, mirando a la nada.
-Se fue hace como media hora –respondió Yuuma comiendo.
-¿Por qué me estás oliendo el cabello? –preguntó Akira.
-Estoy marcando territorio –susurró Kaneki.
-Marcando... ¿qué?
“Me sentí tan celoso...”, pensó.
-A-akira-san...
-¿Qué? –preguntó indiferente.

-Olvídalo...

jueves, 11 de junio de 2015

Capítulo 13: Lo que sucede cuando dejas entrar a Ryuka al laboratorio

Era una tarde común y corriente en Sakama...Mukami, por algún motivo todos estaban separados,  por lo que Ryuka se sentía bastante aburrido.
-Me aburro... –se decía Ryuka a sí mismo, ratificando lo obvio-. ¿Dónde están los demás? Podría estar hablando en lugar de leer siempre la misma revista... o comprar más revistas... ¡Ya sé! –gritó en un arranque de lucidez-¡Voy a buscar a los otros!
Y así, Ryuka emprendió un viaje por todo Akashi...Mukami
-Veamos... Kaneki no está en mi habitación, entonces debe estar en la biblioteca el muy comelibros –se dijo a sí mismo, dirigiéndose allí.
Cuando llegó, abrió la puerta pero con lo único que se encontró fue con cientos de chicas "estudiando" (cuando hablamos de "estudiar" nos referimos a charlar sin realmente leer lo que deben leer).
-Bien, podría quedarme viendo éstos oppai...o...ir a ver los gigantescos oppai de la principal de mi harem... –se dijo a si mismo antes de marcar una nueva trayectoria al cuarto de Yuuma.
Después de caminar un rato por los pasillos, finalmente llegó allá. Ni siquiera se molestó en tocar la puerta y al abrirla vio el perfil de Yuuma, quien también parecía estar estudiando.
-Hola, belleza de mi harem –saludó Ryuka. Yuuma ni siquiera se giró, aunque Ryuka notó que tenía algo sobre sus ojos- ¿Estás usando gafas?
-Sí. ¿Tienes algún problema con eso, cariño-kun?
"Cariño-kun..."
-¿Por qué las usas?
-Tengo mala visión durante el día.
-¿Y por qué no te las pusiste antes?
-Porque antes no estaba leyendo~ además~ me ayudan a concentrarme~
 -Solo te crees lista porque usas gafas –añadió con un tono presumido.
-Escúchame bien, Bastard-kun, ahora mismo podría estar dando clases en la mejor universidad de éste jodido mundo, así que cierra tu puta boca antes de que te la parta, ¿Ok, amor? –dijo con un tono enfermizamente dulce.
-Ok... ¿al menos podrías decirme en dónde está Kaneki o Akira? –respondió retrocediendo.
-En el laboratorio~ Y espérame que yo también voy~
-¿Por qué están en el laboratorio? ¿Y por qué quieres ir? ¿Y por qué estoy haciendo tantas preguntas?
-Porque Akira-chan está estudiando para las olimpiadas de química, Kaneki-kun está leyendo, quiero ir porque shippeo Akeni y haces preguntas porque eres puto.
-Mejor no sigo preguntando...
~Ya en el sensual laboratorio~
"Akira-san se ve linda en bata...", pensó Kaneki, observándola por sobre su libro.
-Akira-chan~ Vinimos a verte patear traseros con el poder de la ciencia –saludó Yuuma.
-¿Ah? Hola, Yuu y...Kimiharu.
-¿Para qué estás experimentando con químicos?
-Iré a las olimpiadas de química –respondió cortante.
-¿Por qué se llaman olimpiadas de química? ¿Tienen que correr vestidos en una bata? ¿O tienen que perseguir a un microscopio?
-Los microscopios no son elementos de química, inútil
-Cállate, lata de aluminio
-Te sugeriría que aprendieras a no quemar agua antes de hacer un comentario sobre esto.
-¡Kanekiiiiii, tu novia me está acusando!
-Déjame leer en paz... –respondió, cubriéndose el rostro con su libro.
-La futura madre de tus hijos no me deja leer en paz.
-Tú ni siquiera lees.
-Pero si---
-El lemon no cuenta
-Uhm... pues... ¡Tu novia me está molestando!
-¡NO ES MI NOVIA/O! –gritaron Akira y Kaneki al unísono.
-¿Solo viniste aquí a decir estupideces, Kimiharu? –preguntó Akira, aún concentrada en anotar los resultados de su práctica.
-No, solo quería estar con las chicas preferidas de mi harem...
 -Tú no tienes un harem –respondió.
-Olvídalo, ¿Qué hace ésto? –preguntó Ryuka señalando un químico con una etiqueta que decía "Repelente anti-feminazis V1"
-No. Lo. Toques –dijo Akira alarmada, acomodándose sus gafas de protección.
-¿Por qué?
-Es una solución que invento Onna-sensei hace tiempo. Nada bueno puede salir de ahí.
Ryuka se estaba alejando cuando,  por algún motivo, se tropezó y cayó sobre el estante haciendo que todos los químicos se derramen.
Kaneki alzó la vista de su libro, aunque no pudo ver mucho ya que todo había sido cubierto por una nube de gases.
-Debería vedarse tu ingreso al laboratorio, inutilúpirado... –dijo una voz aguda que venía de alguna parte.
-¿Qué acaba de pasar? –preguntó otra voz, menos aguda, a la que Kaneki logró reconocer.
Cuando la nube se disipó,  todos en el laboratorio pegaron un grito.
-¿Por qué la bata me queda tan grande...?
-Mi camisa parece vestido...
-Mis pies no llegan al suelo...
-Tengo voz de niña...
-¿No será que...?
-Por tu culpa nos convertimos en infantes,  bobo.
-¡YUU-CHAN! ¡¿ESTÁS BIEN?! ¡ESCUCHE QUÉ GRITASTE! –Tsukiyama entro a la habitación de golpe.
-Ay no... –dijo Yuuma, intentando esconderse debajo de la mesa (lo cual no logró ya que a pesar de ser una niña de primaria ya medía más de metro y medio).
-¿Yuu...? Estás... pequeña... ¡DEPRAVADO, SE QUE ESTO ES TU CULPA! ...aunque... ¡TE VES TAAAAAN LINDA COMO UNA LOLI...! No tan loli...
-¿Cómo sabe que es mi culpa...? –se preguntó Ryuka por enésima vez.
-Te recomendaría no intentar comprender a Ikuto-sensei -dijo Akira, acomodándose las gafas de protección caídas.
-¿Akira-chan...? ¡También eres una loli~~~~!
-Éste tipo me huele a lolicon... –dijo Ryuka para sí mismo.
-Tal vez podamos irnos si no hacemos un absoluto rui--- intentó decir Kaneki.
-¡CORRAN POR SUS VIDAS! –gritó Ryuka huyendo hacia la puerta.
Antes de que pudiera poner un pie fuera del laboratorio,  fue sujetado por el cuello de la camisa (que le quedaba enorme) por el doctor de la escuela.
-Tranquilo, pequeño depravado,  soy demasiado caballeroso para dañar a un niño.  Pero cuando vuelvas a la normalidad... no serás material para ataúd abierto.
-¿Por qué todos me dicen eso?
-Tengo un horrendo presentimiento sobre esto... –pensó Kaneki en voz alta-. ¿Al menos volveremos a la normalidad?
-No te preocupes mucho, Kimiharu-san, voy a analizar los químicos del suelo y pronto estaremos bien –dijo Akira sonriente.
"Akira-san está sonriendo...es muy linda...pero... ¡¿QUÉ CLASE DE BRUJERIA ES ESTA?!" Pensó Kaneki.
-Al menos cuidando de ustedes podré dejar de ser perseguido por esos dos irritantes –dijo Tsukiyama-. Y lo mejor... podré pasar tiempo con Yuu-chan -agregó, sonriendo enfermizamente.
-¿Irrikhe? –preguntó Ryuka.
-No me hagas querer matarte más de lo que quiero actualmente, mocoso –dijo Tsukiyama antes que alguien entrara al laboratorio.
-¡TSUUUUUUKIIIIIII~~~~~~~~~~!
-Oh... Uhm, buenas tardes, Itou –el doctor soltó el cuello de Ryuka e intentó recuperar la compostura.
 -¡Tsu...¿Quiénes son estos mocosos?
-Son... bueno, son mis... eh... hijos – "¡OH YEAH TSUKIYAMA LOGRASTE UNA RESPUESTA PARA QUITARTE A ESTA RAMERA DE ENCIMA! ¡AHA, AHA, AHA, AHA, AHA!"
-¡¿HIJOS?! Bueno... emmm... ¡NO ME IMPORTA QUE  SEAS IMPURO, IGUAL TE HAMO!
-¿Necesitabas algo? –dijo, cargando a Ryuka para disimular.
-Vine a invitarte a que pasemos la noche juntos~~~~ como una  "cita" ~~~~
-Lo siento, como verás estoy ocupado con estos niños. No podré aceptar –respondió, claramente sin sonar arrepentido.
-Pero... pensé que teníamos algo especial...
"Lo único que quiero que haya entre nosotros es una pared electrificada...", pensó, intentando sonreír.
-¡IKUTOOOOO! –Se escuchó una voz masculina que parecía venir desde afuera.
"No. No de nuevo. Por favor no..."
Shuu entró de golpe al laboratorio,  llevándose a Mariko por delante y cayendo de boca contra el piso.
"Ok... al menos acaba de pasar algo bueno..."
-¿Necesitaba algo...? –preguntó Tsukiyama, todavía cargando a Ryuka.
-¡IKUTO, LIDERA LA REVOLUCIÓN ANTI-FEMINAZI CONMIGO!
-Uhm, siento tener que rechazar tu interesante propuesta, pero debo encargarme de mis hijos actualmente.
-¿Hijos...? ¡IKUTO, ¿POR QUÉ HICISTE 'COSAS' CON UNA MUJER?! ¡SON MALAS! ¡MAAAALAAAAAS!
-Prefiero no preguntarte por qué crees que son malas... –dijo, aunque no pudo evitar la tormenta de palabras que exclamó Shuu.
-¡IKUTO, DEJA A ÉSTOS MOCOSOS Y SE MI...EMMM... ¿SEME?!
-¿Seme...? –Tsukiyama se quedó con una expresión de impaktado-. Lo siento, yo ya amo a una persona... -"Y ni loco saldría con alguien que clara y urgentemente necesita ayuda psiquiátrica".
-¡¿ES UNA MUJER, CIERTO?!
-Uhm... –"Qué digo, qué digo, qué digo, si digo que es mujer va a seguir hinchándome, si digo que es hombre va a pensar que tiene esperanzas..."-... Es andrógino –"Muy bien, cerebro. Muy bien."
-¡ONNA, TU PIE ESTÁ EN MI CARA! –gritó Mariko debajo de Shuu.
-¡DÉJAME HABLAR, MUJER, IKUTO Y YO ESTAMOS TENIENDO UN CONVERSACIÓN! –gritó Shuu de nuevo.
-¿Podrían dejar de gritar? Mis oídos son sensibles... –reclamó Tsukiyama.
-¿Cómo es que puedes concentrarte con todo ese ruido detrás tuyo? –preguntó Kaneki mientras limpiaba el suelo.
-No lo sé... –respondió Akira extrañamente sonriente.
-¿Y, uhm, por qué sonríes tanto?
-D-disculpa... A-akira-san... ¿Puedo ayudarte?- Preguntó Yuuma de forma tímida.
-Por supuesto, Yuu –respondió-. ¿Podrías alcanzarme ese tubo de ensayo, por favor?
-S-sí... –respondió pasándole el tubo a Akira.
-Muchas gracias –dijo sonriente.
-Qué cosa más rara... –pensó Kaneki.
-Niños,  nos vamos –dijo Tsukiyama tomando a Akira en un brazo y a Yuuma en otro.
-¿Por qué,  Onii-sama? –preguntó Yuuma.
-Tenemos que aprovechar para escapar en lo que Onna e Itou pelean.
-En serio es un dia raro... –dijo Kaneki, tomando su libro de sobre la silla.
-Kimiharu-kun, quédate quieto –dijo Tsukiyama antes de, por alguna extraña manera, colocar a Kaneki sobre sus hombros.
-¡¿Y YO QUÉ?! ¡YO TAMBIÉN QUIERO QUÉ ME CARGUE! –gritó Ryuka desde el piso.
-Puedes caminar conmigo, o puedes quedarte con estos dos chiflados. Elige, zángano –dijo mientras se apuraba a salir.
~Ya en el cuarto de Tsuki~
-Bien, pónganse cómodos. Voy a buscarles ropa.
-¡¿POR QUÉ TU CUARTO ES MEJOR QUÉ EL NUESTRO?!- Gritó Ryuka al ver que el cuarto del doctor era tres veces más grande y lujoso que el suyo.
-Porque soy doctor y tengo el suficiente dinero como para pagarme estos lujos –dijo mientras se dirigía a su ropero.
-Disculpe, Sensei, pero ni siquiera el sueldo de un doctor podría permitirse estás cosas... –dijo Kaneki asombrado.
-Kimiharu-kun, también está el negocio familiar...
-¿Negocio...?
-Si te lo dijera tendría que matarte.
-Tengo un extraño déja-vù... –respondió.
-Me pregunto hasta cuándo tendremos que estar como niños –dijo Akira.
-B-bueno... creo que hasta que se pase el efecto de... lo que sea que tenía el repelente de Onna-sensei...
-Hm, supongo que habrá que acostumbrarnos hasta entonces –respondió, sonriendo.
-¡NO ME VOY A PONER ESO! –gritó Ryuka señalando un traje de marinero kawaii que Tsukiyama sujetaba.
-O esto o te quedas como has venido al mundo –dijo Tsukiyama.
-Onii-sama... ¿Tiene alguno de mis vestidos...?
-¿Esos? Los tengo todos guardados bajo llave en mi armario... –Sonrió ampliamente.
-Gracias... –respondió Yuuma con una sonrisa demasiado inocente.
-Este traje es ridículo –dijo Ryuka, quien ya se había puesto el traje de marinero.
-Bien, estoy oficialmente perturbado por todo esto... –susurró Kaneki.
-Me lo voy a quitar –dijo Ryuka luchando  con la parte superior del traje.
-Bien...si no quieres...usarás vestido... –Tsukiyama le dedicó una sonrisa diabólica.
-Esto se pone cada vez peor... –susurró de nuevo tapándose los ojos.
~Luego que todos se cambiaran~
-Pequeño idiota, si no te conociera diría que eres una niña linda...
-¡No soy niña! –replicó Ryuka, poniéndose a hacer una de sus rabietas.
-Taaaaaan linda~ -dijo Tsukiyama mostrando que tenía una vena lolicon oculta.
-Tengo mucho, mucho miedo...
-Kimiharu-kun, el traje de marinerito te queda bien~ Ahhh~ Cuando tenga un hijo lo vestiré así.
-Hijos... -Yuuma se quedó en blanco.
-¿Eh? Tranquila, Yuu-chan, jamás te obligaría a hacer algo que no quieras~
-¿Podemos irnos ya? Este traje está empezando a apretarme –se quejó Ryuka.
[11/6/2015, 20:24] No Es Elin: -Niña, te queda perfecto~
-¿Niña...? ¡SOY UN HOMBRE HECHO Y DERECHO!
-Ese vestido no dice lo mismo~
-Fufufu... cada vez te quedan mejores los accesorios de chica, Ruka-chan –dijo Yuuma sonriente.
-Putah bidah... –se quejó Ryuka.
-Ruka-chan, no uses ese lenguaje –le corrigió Tsukiyama.
-¡No me llamo Ruka! ¡¿Este vestidito de niña de primaria tiene corsé?! ¡Mi pecho pide auxilio!
-Por supuesto que no, los vestidos para niñas de esa edad no los tenían...
-¡Pues mi pecho va a explotar en cualquier momento!
-Ryuka-kun, no puedes romper ese vestido...es mío.
-Las mangas están comenzando a apretarme un poco –dijo Akira, observando sus brazos.
-Onii-sama... me duele...
-Pero si esos vestidos parecen hecho a su medida –dijo sorprendido.
-Creo que estamos creciendo de nuevo...  –dijo Yuuma.
-¿Por qué estoy usando un vestido de nuevo...? Es demasiado ajustado –se preguntó Akira.
-Me duele la espalda... –se quejó Yuuma.
-¡Mi voz es masculina de nuevo! –celebraba Ryuka.
Y... ¡POOF! Una nube de humo inundó el cuarto, cuando la nube se fue, los residentes masculinos de la habitación perdieron una considerable cantidad de sangre por la nariz.
-¡¿QUÉ CA...?! –exclamó Akira antes de correr hacia la cama del doctor y cubrirse con una sábana.
-¡NODEBENVERESTOHASTAELMATRIMONIO! –gritó Tsukiyama llevándose a los gemelos al armario junto con él.
-¿Qué acaba de...? -preguntó Kaneki tapándose su nariz.
-La vida es dulce –dijo Ryuka sonriendo como tarado.
-¿Cómo saldremos de aquí?
-Cuando las chicas se vistan... –respondió Tsukiyama cubriéndose la nariz con su chaqueta.
-¿Y cómo sabremos cuándo se vestirán...? –preguntó Kaneki, sin poder detener su hemorragia.
-¡Yuu-chan! ¡¿Ya se vistieron?!- Exclamó Tsukiyama.
-Sí –respondió Yuuma desde afuera.
-Maldita Inquisición... –dijo Akira en voz baja-. Quiero irme ya...
 -Ya podemos salir –suspiró aliviado antes de abrir la puerta.

Aprendieron una gran lección: jamás acercarse a los químicos de Onna.
-Esperen... -dijo Ryuka, mirando al suelo donde había caído la sangre de Tsukiyama-. ¡SANGRE DE VAMPIRO!

lunes, 18 de mayo de 2015

Capítulo 12: Cómo maquillar a un bastardo y shippear en el intento

Esta vez nos encontramos en una tarde nublada en la academia Mukami, en la que ambos gemelos finalmente pasaron una mañana casi completamente normal, salvo que por poco olvidaban que esa tarde también tendrían que sufrir el entrenamiento. Cera, listo. Cabello, listo. Tacos, listo Período, listo. ¿Qué faltaba?
-Quiero dormir -se quejó Ryuka mientras hojeaba una revista (hentai).
-Es medio día -replicó Kaneki a la vez que le enviaba un mensaje de texto a su madre.
-Pero tengo sueño...y ya leí este hentai 27362 ve... ¿Le estás enviando mensajes a la vieja?
-No la llames así -respondió-. No sé si se te ha ocurrido que estás vivo gracias a ella.
-Pues si estoy vivo por ella podría tratarme con un poco más de cariño -acotó Ryuka-. Además, papá es mil veces mejor- añadió mientras contaba contar motas de polvo (cosa que no logró porque apenas puede contar hasta dos).
-¡DULCES DE MIEL!-
-Oh, mierda... -susurró Ryuka dirigiendo la mirada a las dos chicas que acababan de entrar a su cuarto.
-Uhm, buenas tardes, Yuuma-sama, Akira-san -saludó Kaneki sorprendido por la repentina aparición de ambas.
-¿Listos para el entrenamiento de hoy~? -preguntó Yuuma.
Ninguno de los dos respondió porque sabían que serían obligados de todas formas.
-Tomaré su silencio como un 'sí'~
-Buenos días, Kimiharu, Kimiharu-san
-¿Y qué se supone que haremos hoy? ¿Pasar la noche juntos y peinarnos el cabello hablando de chicos "lindos"? -preguntó Ryuka con una extraña dosis de sarcasmo.
-¡Maquillaje! -respondió Yuuma sonriente-. Hoy les enseñaremos a usar maquillaje~
-¿Y de dónde sacarán maquillaje? -preguntó Ryuka mirando dos grandes cosas en el pecho de una yangire.
-Bastard-kun, deja de mirar mis hermoso oppai... Bueno, yo no tengo maquillaje, no sé usarlo... jamás me vi a un espejo, el de Akira-chan se acabó...y eso solo puede significar una cosa... ¡COMPRAS!
-¿Usas maquillaje? No se nota -comentó Ryuka.
-Acabo de decir que no puedo mirarme al espejo, Bastard-kun -respondió Yuuma.
-Le hablaba a la lata de aluminio.
-Lata de aluminio... -repitió Akira con cara de "estoy contando cuántos carajos me importa" (TM)-. No estoy hecha de metal barato, para que conste. Y si tuviera mi láser te dispararía
-¿Tienes un láser?- Preguntó Ryuka confundido.
-Sí, me lo regaló mi papá.
-Tu papá suena raro...como el doctor Frankula...creo que es así...
 -Vámonos, Yuu, la estupidez es potente en él -respondió, antes de darse la vuelta. Por un breve momento, su mirada se encontró con la de Kaneki.
-Cámbiense y nos encontraremos en la puerta dentro de diez minutos~ -agregó Yuuma antes de irse.
 ~Diez sensuales minutos después~
-Akira-chan, ayúdame con la lista
-Ok
-¿La tarjeta de crédito de mi Oto-sama?
-Lista
-¿Mi chocolate?
-Lista
-¿Tus pockys?
-Me los comí, luego compramos más.
-¿Los putos?
-Están por llegar
-¿Tu ropa?
-La tengo puesta.
-Oh no ma cherie, no vas a ir con esa ropa deportiva.
-¿Por qué no? Es muy cómoda.
-¿Dónde está el vestido que te regaló tu padre cuando cumpliste 15?
-No me digas que tengo que ir con eso...
-Te verás hermosa~
-Muchas gracias pero no.
-Akira-chan, no me hagas hacer cosas que no quiero hacer.
-¿Cómo qué?
-O te lo pones o te quito tu shojo y lo cambio por manga de Maya Shinju.
-No lo harías...
-Oh claro que lo haría.
-Eres el mal...
-Gracias~
~Luego de un rato de A-chan siendo cambiada a la fuerza~
-Me veo jorrible
-Te ves hermosa~
-No
-Sí
-No
-¿Qué hacen, bellezas de mi harem? -preguntó cierto fucker detrás de ellas.
-Respóndanme una pregunta -dijo Yuuma-. ¿Akira-chan no se ve tan liiiiiiiiiinda con ese vestido~? -preguntó antes de abrazarla.
-Ni siquiera sé por qué me hiciste ponérmelo -se quejó Akira.
-Porque si~-
-Emmm... yo creo que sí se ve linda... -respondió Kaneki mirando al piso.
-Bahhhh...Si tuviera más oppai se vería mejor
-Cállate, Bastard-kun, admira sus lindas piernas~
-Es verdad... -respondió Ryuka sorprendido.
-Hmph... Mientras más pronto nos vayamos más pronto podré sacarme esta cosa de encima así que será mejor que fuéramos al centro comercial ahora -respondió Akira desviando la mirada-. Por favor.
~Un sensual rato más tarde~
-¡¿TUS PAPÁS TIENEN UNA PUTA LIMUSINA?! O como se diga... -gritó Ryuka al ver el auto que había venido a recogerlos.
-Fufufufufufu~ Sí~
-¿En que trabajan tus papás...?
-Si te lo dijera tendría que matarte dijo Yuuma mientras daba su clásica sonrisa de "I will kill you, bitch" (TM)
-¿Y por qué no la usamos  cuando fuimos a comprar tacos? -preguntó Kaneki que seguía mirando a Akira.
-Para joder a Bastard-kun~
-¿Por qué me estás mirando tanto...? -preguntó Akira, sonando algo disgustada.
-¿Huh? L-lo siento si te molesta -respondió sorprendido.
-Bah, no es nada -dijo antes de subirse.
-Esta limusina es genial... -dijo Ryuka yendo detrás de ella.
-¿Qué es eso? -preguntó mientras señalaba un botón junto a su asiento.
-No toques eso, es para emergencias~ -respondió Yuuma mientras sacaba una revista de quien sabe dónde.
Y Ryuka, haciendo caso omiso a lo que le dijeron (como siempre), presionó el botón.
-¡¿Qué cojones es esta puta mierda?! -exclamó al ver una colección de armas dignas del ejército colgadas en la pared.
-Fufufufufufufufu, Ryuka-kun, temo que has visto algo muy peligroso aquí...
 -Hey... espera... aun soy muy joven para morir... y  no quiero morir... no virgen...
-No te mataré...sobre el chófer u Oto-sama no sé, pero yo no.
-Ehm, ¿dónde está el centro comercial? -intentó cambiar de tema Kaneki.
-Oh, déjame ver -respondió Yuuma antes de observar por la ventana-. Te salvas temporalmente, pequeño bastardo, al menos podré divertirme experimentando con sombras ridículas en tu cara.
~Ya en  el centro comercial~
-¡A COMPRAR! -gritó Yuuma antes de salir disparada a una tienda de ropa.
-¿Siempre es... -Kaneki fue interrumpido por Akira.
-Sip, es shoppaholica
-¿Qué quiere decir shopahólica? -preguntó Ryuka observando indiscretamente un local de lencería femenina.
-No vale la pena explicarlo -respondió Akira, mientras se dirigía detrás de la vampiro.
Y así cada uno se fue por su lado.
Con Ryuka:
-Uhhhhh~ Yuuma se vería sexy con esto, y a Akira le quedaría esto, podrá lucir sus piernas...
-Disculpe, ¿Qué hace  aquí?  Es una tienda para mujeres...
Mientras tanto, con el resto del cast:
-¿Toda esta ropa...? -preguntó Kaneki en voz alta.
-Toda esta ropa. A veces me pregunto cómo es que tiene tanto espacio para ella, y luego recuerdo que con la poca ropa que tengo hay más que suficiente y se me pasa -agregó Akira.
-¡Terminé! -exclamó Yuuma mientras cargaba cerca de 25 bolsas (Y algunos encargados intentaban llevar algunas), la mayoría de los empleados y las personas que estaban ahí se preguntaron cómo es que podía cargar todo eso sin quebrarse la espalda.
-Genial, ¿podemos ir a buscar el maquillaje e irnos? Usar vestido sigue sin gustarme -replicó Akira.
-¿Por qué no te gustan los vestidos? Este te queda muy bonito... -contestó Kaneki.
-Porque no y punto.
-Pero te quedan muy bi---
-Cállate,  vamos a comprar el maquillaje.
-A todo esto, ¿dónde está Ryuka-kun? Alguien más debería ayudarme a llevar todas estas bolsas por mí -preguntó Yuuma.
-Estaba mirando un local de lencería -dijo Kaneki poniendo los ojos en blanco.
~Saliendo del centro comercial~
-Fufufufufu~ Está lloviendo~-
-¿Y de qué te ríes? -preguntó Ryuka mientras se frotaba el chichón que le dejaron las chicas de la tienda de lencería.
-Cosas mías~ Como que "alguien" y "alguien" están demasiado cerca... -dijo, señalando discretamente a dos personas junto a ella.
-Oh Yuuma, ya sé que me amas, pero podrías disimularlo un poco- Dijo Ryuka ganándose un zape por parte de Yuuma.
-Jamás te amaré... Estoy hablando de otros dos, tarado. ¿No se ven tiernos juntos~~?
-¿Ah? Lo que sea, él quiere quitarme mi harem... yo lo sé
-Fufufufu, ahora es cuando no me arrepiento de haberle dicho a Akira-chan que se vistiera así y no decirle que por la tarde harían 12 grados.
-¿Alguna vez te han dicho que eres el mal?
-Ya van dos y contando por hoy~
-Eres  el mal...
-Hmph, justo hoy tuve que olvidarme mi abrigo –se quejó Akira.
-Ehm... Akira-san –dijo Kaneki.
-¿Sí? –se giró la androide mientras Kaneki se quitaba su chaqueta, quedando abrigado por solo una remera blanca.
-Tómala –agregó ofreciéndosela-. La necesitarás más que yo.
-¿Está bien que la acepte? –preguntó dudando-. No tengo tanto frío...
-No te preocupes, estaré bien –repitió insistente-. Póntela.
-G-gracias, Kimiharu-san –dijo Akira antes de colocársela. Todavía se sentía el calor corporal que había dejado Kaneki en ella.
-No es nada –respondió sonriendo, su rostro algo rojo. Siguió un silencio incómodo, hasta que Yuuma comenzó a gritar.
-¡Kane-kun y Akira-chan se van a casar! ¡Debajo de un árbol se van a besar!
-Yuu, ¿en serio...? –dijo Akira para sus adentros.
-¡Váyanse a un hotel! –agregó Ryuka- ¡Y más les vale que vengan con mi sobrino en camino!
-Sólo somos amigos –respondió irritada Akira.
-Kane-kun, te acaban de enviar a la friendzone. Mi pésame –dijo Yuuma.
-Akira-san no es mi novia...
-Por ahora –lo codeó Ryuka-. Encárgate bien de él, Akira.
-Cállate, Kimiharu –Akira le dio una mirada cortante
-Bien, bien, nos callamos –respondió Yuuma-. No molestes a la pareja, bastardo.
-... –Kaneki solo miró hacia otro lado.
Finalmente llegaron hasta la academia, donde fueron a sus cuartos y se quitaron su ropa mojada. Unos minutos más tarde se escucharon golpes en la puerta de la habitación 444.
-Abre la puerta –le ordenó Ryuka desde su cama a Kaneki, quien estaba leyendo una novela.
-¿No puedes abrirla tú? –preguntó, aunque se levantó a ver el umbral de su cuarto.
-Vamos, ¿qué tal si es tu novia? –preguntó Ryuka en respuesta.
-No vuelvas con el te-- A-akira-san, hola.
-Kimiharu-san, gracias de nuevo –dijo la androide devolviéndole su abrigo.
-Cuando quieras –sonrió, tomando su chaqueta y apretándola contra su pecho. Ambos se pararon incómodamente por unos segundos.
-¡Consíguete un cuarto, Romeo! –le gritó Ryuka.
-Eso es todo. Debo irme –dijo Akira antes de salir apurada.
-Adiós... –la saludó Kaneki, mirando a la nada. Luego de unos instantes cerró la puerta y volvió a su lectura.
-En serio, hermano, ¿cuándo le dirás lo que sientes? –preguntó Ryuka saltando en su cama.
-¿De qué hablas...?
 -Vaaamos, no te va a decir que no, siempre pasa eso en los eroge -insistió.
-...  –Kaneki solo lo ignoró.
-Bien, si no se lo dices tú, se lo diré yo –agregó  sonriente, causando que Kaneki se petrificara.
-Por favor no –respondió quitando la vista de su libro.
 Ambos fueron interrumpidos por cierta vampiresa que salió del ducto de la ventilación.
-Hola~ amorcitos
 -Uhm, ¿Yuuma-sama? ¿Por qué estaba ahí? -preguntó Kaneki.
-Seguramente es por querer ver mis hermosos músculos cuando me quité mi ropa mojada -agregó Ryuka acomodándose el cabello.
 -¿Músculos? ¿Tu? ~ Eso solo pasará en tus más dulces sueños y en mis peores pesadillas~
-¿Por qué estaba ahí? -repitió confundido.
 -Porque yo soy Yuuma bitches Ikuto y espío a quien se me da la gana
-No es el comentario más alentador que se me podría hacer ahora mismo...
-Eso y que la ventilación es más cómoda de lo que pensé
 -Mejor sigo leyendo en la biblioteca -dijo Kaneki antes de irse.
-Fufufufufu~ estamos solos... ¡Es...Maquillaje Time! -gritó Yuuma antes de sacar un kit de maquillaje de quien sabe dónde.
-No te atreverías...
-Oh claro que sí -respondió sentando a Ryuka en la silla de su escritorio y tomando sombra de ojos-. Cierra los ojos si no quieres que duela~
-¿Do...?
-Cállate,  Bastard-kun~
~Una sesión de maquillaje más tarde~
-Fufufufufufu~ Serías una chica tan linda, Ryu...no, Ruka-chan~
-Hmph... -se quejó Ryuka, quien estaba usando sombra de ojos rosada, rubor y lápiz de labios rojo-. ¿Por qué solo me maquillas a mí? Kaneki también debería.
-No~ Él es más guapo como chico~
-¡LO SABÍA!  ¡ME QUIERE QUITAR MI HAREM!- Ryuka hizo una pose dramática-¡MALDITO SEAN, KANEKI Y ANDRES!-
-Ni siquiera tienes un harem -respondió Yuuma-. Pero sí creo que quiere quedarse con alguien~
-¿¡CON TODO MI HAREM!?
-Basta, Bitch-chan, se te correrá el maquillaje y no seguirás siendo bonita~
-¿Bitch-chan?
-Shi~ Si eres Ruka-chan entonces en lugar de Bastard-kun eres Bitch-chan
-Bitch... Bitch... ¿Bicho?
-Ruka-chan, si sobre esfuerzas tus neuronas puede que te fatigues~
-Soy un genio, Bitch significa bicho
-La estupidez es potente en ti...