lunes, 18 de mayo de 2015

Capítulo 12: Cómo maquillar a un bastardo y shippear en el intento

Esta vez nos encontramos en una tarde nublada en la academia Mukami, en la que ambos gemelos finalmente pasaron una mañana casi completamente normal, salvo que por poco olvidaban que esa tarde también tendrían que sufrir el entrenamiento. Cera, listo. Cabello, listo. Tacos, listo Período, listo. ¿Qué faltaba?
-Quiero dormir -se quejó Ryuka mientras hojeaba una revista (hentai).
-Es medio día -replicó Kaneki a la vez que le enviaba un mensaje de texto a su madre.
-Pero tengo sueño...y ya leí este hentai 27362 ve... ¿Le estás enviando mensajes a la vieja?
-No la llames así -respondió-. No sé si se te ha ocurrido que estás vivo gracias a ella.
-Pues si estoy vivo por ella podría tratarme con un poco más de cariño -acotó Ryuka-. Además, papá es mil veces mejor- añadió mientras contaba contar motas de polvo (cosa que no logró porque apenas puede contar hasta dos).
-¡DULCES DE MIEL!-
-Oh, mierda... -susurró Ryuka dirigiendo la mirada a las dos chicas que acababan de entrar a su cuarto.
-Uhm, buenas tardes, Yuuma-sama, Akira-san -saludó Kaneki sorprendido por la repentina aparición de ambas.
-¿Listos para el entrenamiento de hoy~? -preguntó Yuuma.
Ninguno de los dos respondió porque sabían que serían obligados de todas formas.
-Tomaré su silencio como un 'sí'~
-Buenos días, Kimiharu, Kimiharu-san
-¿Y qué se supone que haremos hoy? ¿Pasar la noche juntos y peinarnos el cabello hablando de chicos "lindos"? -preguntó Ryuka con una extraña dosis de sarcasmo.
-¡Maquillaje! -respondió Yuuma sonriente-. Hoy les enseñaremos a usar maquillaje~
-¿Y de dónde sacarán maquillaje? -preguntó Ryuka mirando dos grandes cosas en el pecho de una yangire.
-Bastard-kun, deja de mirar mis hermoso oppai... Bueno, yo no tengo maquillaje, no sé usarlo... jamás me vi a un espejo, el de Akira-chan se acabó...y eso solo puede significar una cosa... ¡COMPRAS!
-¿Usas maquillaje? No se nota -comentó Ryuka.
-Acabo de decir que no puedo mirarme al espejo, Bastard-kun -respondió Yuuma.
-Le hablaba a la lata de aluminio.
-Lata de aluminio... -repitió Akira con cara de "estoy contando cuántos carajos me importa" (TM)-. No estoy hecha de metal barato, para que conste. Y si tuviera mi láser te dispararía
-¿Tienes un láser?- Preguntó Ryuka confundido.
-Sí, me lo regaló mi papá.
-Tu papá suena raro...como el doctor Frankula...creo que es así...
 -Vámonos, Yuu, la estupidez es potente en él -respondió, antes de darse la vuelta. Por un breve momento, su mirada se encontró con la de Kaneki.
-Cámbiense y nos encontraremos en la puerta dentro de diez minutos~ -agregó Yuuma antes de irse.
 ~Diez sensuales minutos después~
-Akira-chan, ayúdame con la lista
-Ok
-¿La tarjeta de crédito de mi Oto-sama?
-Lista
-¿Mi chocolate?
-Lista
-¿Tus pockys?
-Me los comí, luego compramos más.
-¿Los putos?
-Están por llegar
-¿Tu ropa?
-La tengo puesta.
-Oh no ma cherie, no vas a ir con esa ropa deportiva.
-¿Por qué no? Es muy cómoda.
-¿Dónde está el vestido que te regaló tu padre cuando cumpliste 15?
-No me digas que tengo que ir con eso...
-Te verás hermosa~
-Muchas gracias pero no.
-Akira-chan, no me hagas hacer cosas que no quiero hacer.
-¿Cómo qué?
-O te lo pones o te quito tu shojo y lo cambio por manga de Maya Shinju.
-No lo harías...
-Oh claro que lo haría.
-Eres el mal...
-Gracias~
~Luego de un rato de A-chan siendo cambiada a la fuerza~
-Me veo jorrible
-Te ves hermosa~
-No
-Sí
-No
-¿Qué hacen, bellezas de mi harem? -preguntó cierto fucker detrás de ellas.
-Respóndanme una pregunta -dijo Yuuma-. ¿Akira-chan no se ve tan liiiiiiiiiinda con ese vestido~? -preguntó antes de abrazarla.
-Ni siquiera sé por qué me hiciste ponérmelo -se quejó Akira.
-Porque si~-
-Emmm... yo creo que sí se ve linda... -respondió Kaneki mirando al piso.
-Bahhhh...Si tuviera más oppai se vería mejor
-Cállate, Bastard-kun, admira sus lindas piernas~
-Es verdad... -respondió Ryuka sorprendido.
-Hmph... Mientras más pronto nos vayamos más pronto podré sacarme esta cosa de encima así que será mejor que fuéramos al centro comercial ahora -respondió Akira desviando la mirada-. Por favor.
~Un sensual rato más tarde~
-¡¿TUS PAPÁS TIENEN UNA PUTA LIMUSINA?! O como se diga... -gritó Ryuka al ver el auto que había venido a recogerlos.
-Fufufufufufu~ Sí~
-¿En que trabajan tus papás...?
-Si te lo dijera tendría que matarte dijo Yuuma mientras daba su clásica sonrisa de "I will kill you, bitch" (TM)
-¿Y por qué no la usamos  cuando fuimos a comprar tacos? -preguntó Kaneki que seguía mirando a Akira.
-Para joder a Bastard-kun~
-¿Por qué me estás mirando tanto...? -preguntó Akira, sonando algo disgustada.
-¿Huh? L-lo siento si te molesta -respondió sorprendido.
-Bah, no es nada -dijo antes de subirse.
-Esta limusina es genial... -dijo Ryuka yendo detrás de ella.
-¿Qué es eso? -preguntó mientras señalaba un botón junto a su asiento.
-No toques eso, es para emergencias~ -respondió Yuuma mientras sacaba una revista de quien sabe dónde.
Y Ryuka, haciendo caso omiso a lo que le dijeron (como siempre), presionó el botón.
-¡¿Qué cojones es esta puta mierda?! -exclamó al ver una colección de armas dignas del ejército colgadas en la pared.
-Fufufufufufufufu, Ryuka-kun, temo que has visto algo muy peligroso aquí...
 -Hey... espera... aun soy muy joven para morir... y  no quiero morir... no virgen...
-No te mataré...sobre el chófer u Oto-sama no sé, pero yo no.
-Ehm, ¿dónde está el centro comercial? -intentó cambiar de tema Kaneki.
-Oh, déjame ver -respondió Yuuma antes de observar por la ventana-. Te salvas temporalmente, pequeño bastardo, al menos podré divertirme experimentando con sombras ridículas en tu cara.
~Ya en  el centro comercial~
-¡A COMPRAR! -gritó Yuuma antes de salir disparada a una tienda de ropa.
-¿Siempre es... -Kaneki fue interrumpido por Akira.
-Sip, es shoppaholica
-¿Qué quiere decir shopahólica? -preguntó Ryuka observando indiscretamente un local de lencería femenina.
-No vale la pena explicarlo -respondió Akira, mientras se dirigía detrás de la vampiro.
Y así cada uno se fue por su lado.
Con Ryuka:
-Uhhhhh~ Yuuma se vería sexy con esto, y a Akira le quedaría esto, podrá lucir sus piernas...
-Disculpe, ¿Qué hace  aquí?  Es una tienda para mujeres...
Mientras tanto, con el resto del cast:
-¿Toda esta ropa...? -preguntó Kaneki en voz alta.
-Toda esta ropa. A veces me pregunto cómo es que tiene tanto espacio para ella, y luego recuerdo que con la poca ropa que tengo hay más que suficiente y se me pasa -agregó Akira.
-¡Terminé! -exclamó Yuuma mientras cargaba cerca de 25 bolsas (Y algunos encargados intentaban llevar algunas), la mayoría de los empleados y las personas que estaban ahí se preguntaron cómo es que podía cargar todo eso sin quebrarse la espalda.
-Genial, ¿podemos ir a buscar el maquillaje e irnos? Usar vestido sigue sin gustarme -replicó Akira.
-¿Por qué no te gustan los vestidos? Este te queda muy bonito... -contestó Kaneki.
-Porque no y punto.
-Pero te quedan muy bi---
-Cállate,  vamos a comprar el maquillaje.
-A todo esto, ¿dónde está Ryuka-kun? Alguien más debería ayudarme a llevar todas estas bolsas por mí -preguntó Yuuma.
-Estaba mirando un local de lencería -dijo Kaneki poniendo los ojos en blanco.
~Saliendo del centro comercial~
-Fufufufufu~ Está lloviendo~-
-¿Y de qué te ríes? -preguntó Ryuka mientras se frotaba el chichón que le dejaron las chicas de la tienda de lencería.
-Cosas mías~ Como que "alguien" y "alguien" están demasiado cerca... -dijo, señalando discretamente a dos personas junto a ella.
-Oh Yuuma, ya sé que me amas, pero podrías disimularlo un poco- Dijo Ryuka ganándose un zape por parte de Yuuma.
-Jamás te amaré... Estoy hablando de otros dos, tarado. ¿No se ven tiernos juntos~~?
-¿Ah? Lo que sea, él quiere quitarme mi harem... yo lo sé
-Fufufufu, ahora es cuando no me arrepiento de haberle dicho a Akira-chan que se vistiera así y no decirle que por la tarde harían 12 grados.
-¿Alguna vez te han dicho que eres el mal?
-Ya van dos y contando por hoy~
-Eres  el mal...
-Hmph, justo hoy tuve que olvidarme mi abrigo –se quejó Akira.
-Ehm... Akira-san –dijo Kaneki.
-¿Sí? –se giró la androide mientras Kaneki se quitaba su chaqueta, quedando abrigado por solo una remera blanca.
-Tómala –agregó ofreciéndosela-. La necesitarás más que yo.
-¿Está bien que la acepte? –preguntó dudando-. No tengo tanto frío...
-No te preocupes, estaré bien –repitió insistente-. Póntela.
-G-gracias, Kimiharu-san –dijo Akira antes de colocársela. Todavía se sentía el calor corporal que había dejado Kaneki en ella.
-No es nada –respondió sonriendo, su rostro algo rojo. Siguió un silencio incómodo, hasta que Yuuma comenzó a gritar.
-¡Kane-kun y Akira-chan se van a casar! ¡Debajo de un árbol se van a besar!
-Yuu, ¿en serio...? –dijo Akira para sus adentros.
-¡Váyanse a un hotel! –agregó Ryuka- ¡Y más les vale que vengan con mi sobrino en camino!
-Sólo somos amigos –respondió irritada Akira.
-Kane-kun, te acaban de enviar a la friendzone. Mi pésame –dijo Yuuma.
-Akira-san no es mi novia...
-Por ahora –lo codeó Ryuka-. Encárgate bien de él, Akira.
-Cállate, Kimiharu –Akira le dio una mirada cortante
-Bien, bien, nos callamos –respondió Yuuma-. No molestes a la pareja, bastardo.
-... –Kaneki solo miró hacia otro lado.
Finalmente llegaron hasta la academia, donde fueron a sus cuartos y se quitaron su ropa mojada. Unos minutos más tarde se escucharon golpes en la puerta de la habitación 444.
-Abre la puerta –le ordenó Ryuka desde su cama a Kaneki, quien estaba leyendo una novela.
-¿No puedes abrirla tú? –preguntó, aunque se levantó a ver el umbral de su cuarto.
-Vamos, ¿qué tal si es tu novia? –preguntó Ryuka en respuesta.
-No vuelvas con el te-- A-akira-san, hola.
-Kimiharu-san, gracias de nuevo –dijo la androide devolviéndole su abrigo.
-Cuando quieras –sonrió, tomando su chaqueta y apretándola contra su pecho. Ambos se pararon incómodamente por unos segundos.
-¡Consíguete un cuarto, Romeo! –le gritó Ryuka.
-Eso es todo. Debo irme –dijo Akira antes de salir apurada.
-Adiós... –la saludó Kaneki, mirando a la nada. Luego de unos instantes cerró la puerta y volvió a su lectura.
-En serio, hermano, ¿cuándo le dirás lo que sientes? –preguntó Ryuka saltando en su cama.
-¿De qué hablas...?
 -Vaaamos, no te va a decir que no, siempre pasa eso en los eroge -insistió.
-...  –Kaneki solo lo ignoró.
-Bien, si no se lo dices tú, se lo diré yo –agregó  sonriente, causando que Kaneki se petrificara.
-Por favor no –respondió quitando la vista de su libro.
 Ambos fueron interrumpidos por cierta vampiresa que salió del ducto de la ventilación.
-Hola~ amorcitos
 -Uhm, ¿Yuuma-sama? ¿Por qué estaba ahí? -preguntó Kaneki.
-Seguramente es por querer ver mis hermosos músculos cuando me quité mi ropa mojada -agregó Ryuka acomodándose el cabello.
 -¿Músculos? ¿Tu? ~ Eso solo pasará en tus más dulces sueños y en mis peores pesadillas~
-¿Por qué estaba ahí? -repitió confundido.
 -Porque yo soy Yuuma bitches Ikuto y espío a quien se me da la gana
-No es el comentario más alentador que se me podría hacer ahora mismo...
-Eso y que la ventilación es más cómoda de lo que pensé
 -Mejor sigo leyendo en la biblioteca -dijo Kaneki antes de irse.
-Fufufufufu~ estamos solos... ¡Es...Maquillaje Time! -gritó Yuuma antes de sacar un kit de maquillaje de quien sabe dónde.
-No te atreverías...
-Oh claro que sí -respondió sentando a Ryuka en la silla de su escritorio y tomando sombra de ojos-. Cierra los ojos si no quieres que duela~
-¿Do...?
-Cállate,  Bastard-kun~
~Una sesión de maquillaje más tarde~
-Fufufufufufu~ Serías una chica tan linda, Ryu...no, Ruka-chan~
-Hmph... -se quejó Ryuka, quien estaba usando sombra de ojos rosada, rubor y lápiz de labios rojo-. ¿Por qué solo me maquillas a mí? Kaneki también debería.
-No~ Él es más guapo como chico~
-¡LO SABÍA!  ¡ME QUIERE QUITAR MI HAREM!- Ryuka hizo una pose dramática-¡MALDITO SEAN, KANEKI Y ANDRES!-
-Ni siquiera tienes un harem -respondió Yuuma-. Pero sí creo que quiere quedarse con alguien~
-¿¡CON TODO MI HAREM!?
-Basta, Bitch-chan, se te correrá el maquillaje y no seguirás siendo bonita~
-¿Bitch-chan?
-Shi~ Si eres Ruka-chan entonces en lugar de Bastard-kun eres Bitch-chan
-Bitch... Bitch... ¿Bicho?
-Ruka-chan, si sobre esfuerzas tus neuronas puede que te fatigues~
-Soy un genio, Bitch significa bicho
-La estupidez es potente en ti...

viernes, 8 de mayo de 2015

Capítulo 11: Conociendo (o no) al odiado Andrés

Era una mañana de domingo, lo suficientemente normal y corriente como para lo que es esta escuela. Ryuka y Kaneki finalmente se despertaron sin intervención de la alarma más simpática del mundo, aunque Ryuka se encontró algo raro sobre su escritorio.
-¿Pero qué diablos es esto?- se preguntó a si mismo pensando (por milagro) que podría ser una bomba que cierta vampiro un poco loca puso para matarlos.
-Habla un poco más bajo-respondió su hermano, todavía algo dormido-. ¿Qué se supone que haces?
-Estas cosas. ¿Sabes qué diablos son, Kaneki?-preguntó mostrándole un objeto blanco y suave forrado con plástico.
-Creo que tengo una vaga idea de lo que es, pero no estoy muy seguro- respondió Kaneki con cara de sueño.
-¡¿Y si es una bomba que Yuuma puso para matarnos cuando ambos la toquemos!?-
-Ya la tocaste, dudo que explote -dijo levantándose de la cama-. Deberíamos bajar a desayunar.
-¡Pero quiero saber qué carajos es! -insistió Ryuka.  -¡DIMEEEEEEEEEE!- empezó a hacer una rabieta como niño de preescolar.
-...Ryuka... ¿Tienes retraso?
-Si yo estoy retrasado tú también tienes retraso -respondió Ryuka mientras se cambiaba.
-... -Kaneki ya no se sorprendía por eso-. Mejor no digo nada.
-Bueno... ¿Me dirás qué es o no?
-¿Por cuánto seguirás con eso?- preguntó Kaneki mientras tomaba su uniforme e iba al baño a cambiarse.
-Hasta que me digas qué se supone que es esto -siguió insistiendo.
-Bien... supongo que no hay remedio -dijo resignado-. ¿Dejarás de molestarme si te digo lo que creo que es?
-Siiiiiiiiiiiiiiiii -dijo.
-Mamá dice que es para un tal Andrés ¿Ok?
-¡¿ES QUÉ HAY MÁS HOMBRES EN ÉSTA MALDITA ESCUELA DEL DEMONIO?!-
 -... -Kaneki tan solo salió del baño y se dirigió a la cantina.
-¡RESPÓNDEMEEEEEEEEEEEEEEE!
~En la sensual cantina de la Academia Sakama... Mukami~
-Buenos días- saludó Kaneki.
-¿Qué quieres, pendejo de mierda?- respondió Akira con hostilidad.
 -Uhm, nada, solo vengo a desayunar... -dijo Kaneki, muy confundido por la hostilidad de la androide.
-Al menos Bastard-kun no bajó -comentó Yuuma, quien apenas tocaba su comida.
-Yuuma-sama... ¿Por qué no está comiendo? - preguntó Kaneki todavía más confundido.
-¡¿QUÉ TE IMPORTA, HIJO DE LOS MIL PUTOS?!-
-Nada... -respondió con una voz inusualmente aguda. "¿Qué se supone que está pasando...?"
-¡Kaneki-niichan!-exclamó alguien detrás de él.
"¿Nya-chan...? Al menos ella actúa normal..."
-¡Onii-chan! ¡Sígueme!- dijo Mimi antes de salir corriendo a quien sabe dónde.
-¡Espera!-  gritó Kaneki mientras corría detrás de la loli.
~En algún lado escondido de la academia~
-Onii-chan~ Estamos solos...
-Emmm... sí...
-Onii-chan... cuando estoy contigo tengo una sensación muy rara en mi pecho...-
"Oh mierda... no de nuevo..."
-Onii-chan...yo... ¡Quiero que hagas hijos conmigo!
-¡¿KHÉÉÉÉÉÉ...?!
-Además...siempre quise rendirme a los más bajos deseos carnales de un joven apuesto...
-Nya-chan... No digas esas cosas...
-Vamos~... Onee-sama y Onee-chan siempre están contigo... yo también quiero pasar tiempo de calidad contigo~ Así que... Hagamos bebés~
-¡¡¿¿PERO QUÉ COJONES ESTÁ PASANDO AQUÍ??!! -dijo una persona detrás de Mimi, a la cual casi se le salían los ojos de las órbitas. Ambos le dirigieron la mirada, y Kaneki no hizo más que ensanchar la expresión de WTF que había en su rostro.
-...Qué... ¿Ryuka? -preguntó. "Por qué, vida, por qué..."
-¡¡PRIMERO QUISISTE QUEDARTE CON YUUMA Y AHORA TE ENCUENTRO CON LA LOLI!! -gritó desesperado-, ¡¡¡¡¿¿QUIÉN SABE SI MAÑANA HACES UN TRÍO CON LAS YURI O TERMINAS OLIÉNDOLE EL CABELLO A AKIRA??!! ¡¡TÚ Y ANDRÉS SE ESTÁN ALIANDO PARA DESTRUIR MI HAREM, ¿¡¿NO ES ASÍ?!? !!
-Yo... yo... puedo... mentira... ni yo sé que está pasando...
-¡LO QUÉ PASA ES QUÉ ME ESTÁS ROBANDO MI HAREM! ¡YA TE QUEDASTE CON MI PRINCIPAL, PERO NO TE LLEVARAS A MI LOLI!- gritó Ryuka mientras abrazaba a Mimi de forma sobreprotectora.
-¿Por qué no con ambos~? -dijo Mimi con una voz mucho menos inocente que la de antes.
-Uhm... lo siento, pero debería ir a desayunar... -respondió Kaneki, queriendo salirse por la tangente y evitar muchísimos más momentos incómodos.
-¡Bien, más loli para mí!
-Y... Nya-chan, tu vienes conmigo. No puedo dejarte con este depravado aquí sola- dijo Kaneki echándose a Mimi sobre el hombro y caminando hacia el comedor.
-¡Onii-chan! ¡Estoy tan feliz de que me lleves a tu habitación para hacer bebés conmigo!
-No voy a mi habitación, vamos a la cantina a desayunar - "Y a intentar saber por qué las chicas están actuando así...", pensó.
-¡Bien! ¡Me voy con Yuuma! ¡Me alcanza con ella y Akira para ser feliz! -respondió Ryuka.
"Es el día más raro de mi vida..."
~ ¡Salto de tiempo traído a ustedes por una loli en celo!~
-¿Por qué Yuuma-sama está llorando...?
 -No te importa -dijo Akira mientras intentaba dibujar en una hoja de papel porque por qué no.
-¿Y por qué las Yuri están dibujando yuri? -preguntó Ryuka, observándola sobre su hombro.
-Te incumbe menos, retrasado -respondió de nuevo-. Y sal de mi hombro.
-¿Estás intentando hacer un pie?
-... -Akira se veía al borde de un colapso nervioso-. ¡ES UNA MANO, MALDITO HIJO DE TU ZORRA MADRE! ¡NO ME CULPES POR DIBUJAR PEOR QUE UNA CIEGA CON PARKINSON CON UN LÁPIZ SIN PUNTA!
-N-no le grites a Ryuka-kun, verlo triste me pone aún más triste- Dijo Yuuma antes de llorar aún más.
"¡¿Yuuma-sama siendo buena con Ryuka?! ¡¿QUÉ CLASE DE BRUJERIA ES ÉSTA?!"
-Lo siento -dijo Akira, aunque no sonaba muy arrepentida-. Creo que debería ir a cambiarme...
-¿Cambiarte para qué? Tu ropa está limpia -dijo Ryuka
 -Tú... eres más que idiota- dijo Akira antes de salir del comedor enfadada.
-¡¿Y a ésta que le pasa?!- preguntó Ryuka confundido.
-N-no es culpa de Akira-chan, Andrés l-la está molestando- Yuuma siguió llorando con más fuerza.
-¡¿QUIÉN ES ESE CRETINO DE ANDRÉS QUE ME QUIERE ROBAR MI HAREM?! -exclamó Ryuka, de nuevo.
-Hoy es un día demasiado raro...
 -¡Aaaagh! ¡¿Cómo puedes ser tan... Ah...fufufufufufu...- La habitación empezó a volverse fría de un minuto a otro- ¿Así que Ryuka-kun quiere saber quién es Andrés...? Fufufufufu...
-¿Tú qué crees? -dijo Ryuka, sin siquiera notar lo que sucedía a su alrededor.
-¿Por qué me resulta esto tan familiar...? -dudó Kaneki.
-Yo...puedo decirle quien es...pero...
-¡DIME QUIÉN MIERDA ES, SANGUIJUELA LOCA!
-¿Sanguijuela...? Ja... jajaja... jajajaja... ¡JAJAJAJAJAJAJAJA! ¡Te mataré!
-Oh mierda... Ryuka, ya sabes qué tenemos que hacer... -dijo Kaneki levantándose lentamente de su asiento.
-Plan... plan... ¿Z?
-¡PLAN R, BOBO! -gritó antes de tomarlo por la muñeca y huir por los pasillos, hasta que se chocaron con alguien.
-¿A-Akira-san? ¡Gracias al cielo, Yuuma-sama se volvio Ruuma!- Gritó Kaneki aliviado.
-¿Y a mí qué? Jodanse, putos de shit.
-¿Uhm, no puede también atacarte a ti?
-... Ustedes ganan esta vez. Vengan conmigo -dijo Akira antes de salir corriendo hasta su cuarto.
-Espera... por qué tienen que correr todos hoy... -preguntó Kaneki en voz alta.
-Mis hermosas piernas... agotadas...
-Ryuka, cállate y corre.
~Ya en algún recóndito lugar dentro de la Academia Kura... Mukami~
-¿Dónde estamos? - preguntó Kaneki (aún más) confundido al estar en una habitación completamente diferente a la que había visto.
-Una habitación especialmente hecha para cuando algo desata a Ruuma, o en este caso cuando Kimiharu jode todo -respondió Akira, mientras tomaba una manta de un cajón que había en una de las esquinas del lugar-. También conocido como el cuarto del pánico.
-¿Por qué están las otras  chicas de mi harem aquí?- preguntó Ryuka.
-Nosotras...- dijo Yuka.
-Vinimos cuando...- continuó Rin.
-Vimos que jodiste todo con Yuu-chan- dijeron al unísono.
-Yo solo vine porque aquí es muy cómodo- dijo Mimi.
-¿Y nadie me va a explicar por qué Yuuma se enojó tanto?
-Mi puta cabeza... -dijo Akira antes de acostarse sobre la manta-. Solo cállense y déjenme dormir... por unas cuantas horas... o días...
-No entiendo nada...
-Cállate de una maldita vez, imbécil –siguió reprochando, quien al parecer tenía almacenados en su cerebro más de cien insultos distintos.
-¿En serio estás tan cansada, Akira-san? -preguntó Kaneki.
-Tienes dos opciones: o te callas o haces alguna otra cosa que pueda hacer que este maldito dolor de cabeza se me vaya -respondió, cerrando los ojos por el dolor.
-¿...? Creo que elegiré la segunda -dijo antes de acercarse a donde estaba acostada.
-¿Que vas a hace...- Kaneki le empezó a acariciar el cabello.
-¡¿PERO QUÉ TE CREES QUE HACES, HIJO DE PUTA?!- gritó Akira antes de darle una patada  Kaneki en la cara.
"Valió la pena..."
-¿Cómo fue que...? -"Olvídalo, mejor no intentes buscarle sentido".
-¿Rin, no crees...? -dijo Yuka.
-Por supuesto que sí...
-Kimiharu-kun...
-Y Akira...
-¡¡¿¿Es que nadie me va a decir quién carajos es Andrés??!!
-Ummm...ño~-

-Tendrás que quedarte con la intriga, bastardo. Mi cabeza...

viernes, 1 de mayo de 2015

Capítulo 10: Aprendiendo a decir taco--- Digo, aprendiendo a usar tacos

Ya era viernes y habían terminado las clases de la mañana, por suerte no tenían más clases por la tarde, así que salieron del salón juntos y se dirigieron a la cantina hasta que Yuuma los detuvo.
-Hoy almorzaremos fuera, mis bombones~-exclamó.
-No le voy a hacer caso a una lo...- Kaneki le tapó la boca a su hermano antes que firmara su sentencia de muerte.
-Bien, todo bien...Vamos a comer afuera...-dijo Kaneki en su lugar.
 -Vayan a su cuarto a cambiarse, tienen cinco minutos-dijo Akira antes de ir a su cuarto con Yuuma. Cuando se alejaron, Kaneki le lanzó una mirada asesina a su hermano.
-Ryuka, si quieres mantenernos con vida, cierra tu maldita boca-agregó.
-...Putah bidah...-murmuró Ryuka mientras miraba mal a su hermano.
~5 caguais minutos más tarde~
-No quiero caminar...-se quejó Ryuka  con un gesto raro.
-Tu opinión no importa aquí-contestó Akira, tan alegre y simpática como siempre.
-No es tanto, es apenas medio kilómetro-agregó Yuuma-. La comida lo vale~.
-¿No podríamos ir en auto?-se quejó Ryuka de nuevo.
-¿Eso? Reprobé el examen de conducir 14 veces y contando-dijo Yuuma como si chocar tachos de basura y estar al borde de un accidente automovilístico fuera cosa de todos los días.
-Mi padre no me dejó dar el examen así que no estoy capacitada-dijo Akira.
-Solo caminemos. ¿A qué restaurante iremos?-cambió de tema rápidamente Kaneki.
-Emmmm...- Yuuma se quedó pensando un par de segundos- a un sitio donde venden tacos.
-¿Tacos?- preguntó Ryuka, que se había quedado con el pensamiento (sorprendentemente piensa) en las nubes.
-Sí, tacos-ratificó Yuuma-¿Tengo que explicarte lo que es?
-Claro que no-dijo Ryuka-, puedo no saber las inutilidades que me enseñan en la escuela pero en comidas... comida... comida...-comenzó a balbucear, mientras soñaba despierto.
 En todo el tiempo que llevaban hablando, ya habían llegado a la casa de tacos, la cual lastimosamente estaba bastante llena por ser mediodía.
-Akira-chan~ ¿Estás pensando lo mismo que yo?- ambas se dieron una mirada de complicidad- ¡Moe time!-gritó Yuuma haciendo una extraña pose parecida a la de una Magical Girl.
-¿Mokhé?- preguntó Ryuka con su eterna cara de estúpido.
-¿En serio no sabes lo que quiere decir moe?-preguntó Yuuma-. Ya que hablas tanto de eroge pensé que sabrías algo de eso.
-Bueno...-Ryuka fue cortado por Yuuma, la cual comenzó a adelantarse en la fila mientras Akira esperaba.
-¡Chica rara de los oppai, no te adelantes!- gritó un tipo random sin relevancia en ésta historia.
-¿Eh? ¿Yo?...Perdón señor,  es que tengo mucha hambre... ¿Podría dejarme? Por favor~-dijo la vampira, con una forma de hablar mucho más empalagosa de la usual.
-Ah... está bien...-dijo el hombre, aparentemente embobado.
-¿Pero qué...?-preguntó Kaneki al aire.
-Los encantos de Yuu pueden proporcionarle muchas cosas-respondió Akira-. Ya sabes-agregó, en un tono más agresivo.
-¿Q...? Ah, sí...-dijo Kaneki, quien logró escarmentar.
Ryuka y Kaneki se quedaron mirando sorprendidos como Yuuma usaba sus "encantos” para conseguir una mesa de lujo.
~Mucho moe más tarde~
-¿Cómo diablos hiciste eso?- preguntó Ryuka mientras miraba dos grandes cosas en el pecho de una vampiro “un poco” loca.
-Secretos femeninos, fufufufufu-respondió Yuuma, mientras esperaba que trajeran la comida-. Y quita tu mirada de ahí, bastardo.
-¿Huh?-dijo Ryuka, haciéndose el tonto.
"Me sorprende que un restaurante de este tipo tenga mesas de lujo", pensó Kaneki.
-Fufufufufu~ El moe lo puede todo~- dijo Yuuma mientras sacaba algo de su bolso-, con un poco de ayuda del efectivo~
-Ahá... ¿cuándo llega la comida?-preguntó Ryuka.
-¿No sabes lo que es la paciencia?-dijo Akira mirando hacia uno de sus costados, exponiendo su corta cabellera a los gemelos.
"No me había dado cuenta de su cabello... es muy brillante...", pensó Kaneki. “Debo tocarlo... suave... brillante... cabello... debo olerlo... cabello...”
-Kaneki-kun~ ¿Estás bien?-
-¿Qué? Sí...solo...cabe...estoy bien-respondió, saliendo de sus pensamientos sobre (por qué aclararlo) cabello.
 -Mm, Kaneki está mirando a alguien~-canturreó Ryuka, observando a su hermano con una mirada burlona.
-¡No quiero tocar cabello!- gritó Kaneki alarmado por algún motivo.
-Ehm... ¿ok?-dijeron los demás casi al unísono, incluyendo al hombre que acababa de traer su pedido.
-¿Para quién son las 32 órdenes de tacos?- preguntó el mesero sorprendido que alguien pidiera tanta comida.
-Para nosotros~-respondió Yuuma, sonriendo por el olor de la comida-. Dos para Akira-chan, dos para Kaneki-kun, dos para Ryuka-kun y 26 para mí.
-¿Vas a comerte tantos?-preguntó Ryuka.
-¿Pasa algo?-dijo, sonriendo a la vez que tragaba dos tacos a la vez (lo cual las autoras dudan que sea físicamente posible, pero olvidaron mencionar que la física casi no existe aquí).
-No... Solo... tu sigue comiendo...- Ryuka miró como la vampiro devoraba comida a velocidad sobrehumana (la cual es literalmente sobrehumana).
"Qué lindo cabello... aunque sea tan corto... es tan bonito... Suave... lindo... suave... debo... tocarlo... suave... lindo... suave...  ¿Cómo reaccionaría si se lo pidiera...? ¿Le pedirá a Yuuma-sama que me mate? Me da miedo preguntar...  Pero quiero tocarlo... Bah, que pierdo preguntando..."
-¿Puedo tocar tu cabello?- preguntó Kaneki a la androide.
-¿Huh?-Akira fue sacada de cualquier cosa más interesante que esta situación que estuviera pasando y observó a Kaneki confundida.
-¿Puedo tocar tu cabello? -preguntó de nuevo.
-¿Para qué?-respondió friamente.
-Emmm...me gusta el cabello...
-Ahá.
-¿Puedo?-preguntó, de nuevo.
-Si quieres-dijo Akira, antes de intentar acercarse un poco-. Pero primero límpiate las manos, por favor.
-Bien...-mientras tanto, en su mente:"¡OH YEAH, BABY! ¡Cabello~ Cabello~!"
Como diez minutos más tarde...
-¿Suficiente?
-¿Ah? Sí...~-respondió alejándose, más alegre de lo usual.
-¿Alguien dijo shojo~?-preguntó Yuuma, dejando de comer para tomar algunos sorbos de su bebida.
-¡NO ES MI NOVIO! -  vociferó Akira, causando que todos se le quedaran viendo.
-Akira-chan, nadie dijo que sea tu novio-agrego, sonriendo de forma cómplice.
-...Mierda...- “Trágame tierra...”, pensó.
-Oh, Kaneki, qué mujer te ha tocado-acotó Ryuka, intentando aguantarse la risa, sin éxito.
-Cállate, maldito-dijo su hermano.
-Cállate tú, le dejarás una mala impresión a tu querido cabello suave-dijo su hermano, el cual luego bebió algo de soda y como el retrasado que era se rió de su propio "chiste", lo cual no hubiera sido tan grave si no hubiera escupido su bebida frente a Yuuma.
-Ahhh...Fufufufu...Tienes  10 segundos para correr...-respondió, sonriendo más ampliamente de lo usual.
-MIERDA-exclamó Ryuka antes de salir corriendo (y llevarse por delante a Kaneki, cinco mozos, un par de tipos que pasaron por ahí y la puerta). Por todo este lío se perdió la primera exposición de ropa interior de mujer, la cual fue de determinada vampiresa, quien usaba un femenino bra con florecitas.
Ya con el protagonista fuera de riesgo...
-¡¿Tenían que decir  que son de florecitas?!
-Por qué me fui...-susurró Ryuka.
-Ehm, ¿para que no te matara lenta y dolorosamente alguien que tiene una fuerza mucho mayor a la tuya?-comentó sarcásticamente Kaneki.
-Ah, eso.
~Ya en la sensual Academia Sakama... Mukami~
-Bastardo, me debes una blusa
-¿Por qué?  Se puede lavar...
-¿Sabes lo difícil que es sacar la soda de uva de la ropa blanca?
-Emmmm...no...
-Solo por eso...el entrenamiento de hoy será más duro~
-Hablando de entrenamiento, ¿qué haremos hoy?-preguntó Ryuka.
-¿Los tacos no te dieron una idea?-dijo Yuuma, caminando hacia la sala de tortu... su cuarto.
-Ehm, ¿no?-dijo confundido, o lo que sea que sintiera entonces.
-¡APRENDERAN A USAR TACOS!- gritó haciendo una pose similar a la de una Magical Girl. De nuevo.
-Por favor, mido 1.72, no necesito usar tacos-acotó con cara aburrida.
-Si yo digo que van a usar tacos... ¡LOS USARÁN, MALDITO BASTARDO!- lo cual hizo que incluso Akira se estremeciera levemente.
 -Yuu, cálmate un poco, iré a buscar un par de zapatos -interrumpió Akira, evitando otro ataque de ira de su amiga-. ¿Qué talle de zapatos usan?
-Somos talla 42-respondió Kaneki.
-Eso será algo complicado... Yuu, ¿tienes tacos talle 42?-dijo Akira.
-¿Tú qué crees? Tengo los pies diminutos-respondió.
-Sí, hasta los míos son más grandes-suspiró Akira-. ¿Cómo haremos esto?
-¿Rin-chan? Ella tiene el pie enorme-sugirió Yuuma.
-Perfecto. Le pediré dos pares, tú puedes quedarte aquí con ellos-dicho esto, salió a buscar a las fujoshi.
-Bueno~-contestó Yuuma. Luego se giró a Kaneki-. Estamos solos~
-¿Qué sucede?
-Nada~ Amorcito~-agregó.
-¿Amorcito?-preguntó Kaneki, confundido ante una dulzura inusual (de nuevo).
 -Kaneki-kun~ No pude dejar de pensar en lo bien que sabes~-repitió Yuuma con voz cantarina.
-Ah... ehm... ¿bien?
-¿Me das más~?
-Uhm... ¿es necesario...?-instintivamente retrocedió un paso.
-No~ Pero me encantas~
-Uhn... Habla de mi sangre, ¿verdad...?
-Sí~-respondió sonriendo.
-Hm, bien, no creo que haya ningún problema...-dijo Kaneki, desabotonándose su cuello.
-¡¿Y YO QUÉ?! Yo también quiero-se quejó Ryuka por enésima vez.
-Tu sangre sabe horrible- acotó Yuuma.
-¿Cómo lo sabes?
-¿Recuerdas cuando me lamí los dedos la primera vez que te conocí? Por eso-recordó.
-No puede ser tan mala...- lo cual no fue respondido, ya que otra vez Yuuma comenzó a succionar la sangre de Kaneki.
-Por qué tiene que parecer que lo disfruta. ..-protestó Ryuka mientras se acercaba sigilosamente a los manga yuri de Yuuma (la cual es una colección completa de. shuri jard sin censura y shojo ai).
-Aquí traje los--- ah...-dijo Akira, con dos pares de zapatos con taco (los cuales se veían terriblemente puntiagudos y con un taco aguja demasiado fino).
-Ah~ Akira-chan~ Ya volviste...lindos tacones~- dijo Yuuma con su sonrisa maliciosa habitual.
-Sí, toma- respondió, entregándole los zapatos a Yuuma- . Advierto: usar tacos será complicado si tienen la cabeza en las nubes.
-Y se pueden caer y romperse la cabeza como un melón~- Agregó Yuuma para asustar más a los gemelos.
-Pero tranquilos, si siguen los pasos- Akira ocultó una risa por su patético juego de palabras- no sucederá nada malo. Solo si prestan atención.
 -Esto será divertido~ Fufufufufu~-rio la vampiresa.
Una hora y más de cien caídas más tarde...
-Creo que lo lo...- Ryuka no pudo terminar la frase porque se cayó de boca contra el piso.
-Izquierda, derecha, izquierda, derecha, ¿quién inventó estas cosas?-dijo Kaneki mirando fijamente al suelo.
-No lo sé~ Pero... Jamás los usaré~ Fufufufufufu~-
-Por favor no presumas... -se lamentó Akira.
-Las bajitas son caguai~-
-Tal vez caguais pero no prácticas...
-De todos modos los tacos son jorribles~
-¿Cómo aguantan usar estas cosas?- dijo Ryuka en el suelo, ya quitándose sus tacos -. Nunca pensé que me alegraría tanto de quitarme esas putas cosas...
-Fufufufufu~ No lo sé~ Pero...es divertido hacerte sufrir~